Doble atentado en Ankara contra las oficinas del gobierno turco y del partido AKP

Un grupo de atacantes arrojaron varias granadas contra la sede del Ministerio de Justicia en Ankara y dispararon contra la sede del AKP, en un doble atentado simultáneo detrás del cual podría estar el grupo terrorista DHKP/C.

 

Una persona resultó herida a última hora del martes tras un ataque que se produjo por parte de un grupo de asaltantes contra el edifico que alberga la sede del Ministerio de Justicia de Turquía en la capital, Ankara, donde hubo también otro atentado contra la sede del partido gobernante AKP.

Según informaron diversos medios de comunicación del país, varios asaltantes arrojaron dos granadas de mano durante la noche del martes contra un edificio anexo del Ministerio de Justicia en Ankara, hiriendo a una persona que se encontraba cerca del aparcamiento, donde cayeron ambos artefactos. El ministro de justicia turco Sadullah Ergin confirmó posteriormente a la prensa que la víctima era la esposa de un empleado del ministerio, pero que sus heridas no revestían gravedad y fue dada poco después de alta en el hospital.

Fue el propio ministro quien confirmó otro atentado llevado a cabo también a última hora del martes en la sede del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) en la capital turca, en este caso con un arma que algunos medios apuntaron que podría ser un lanzamisiles antitanque portátil (LAW, por sus siglas en inglés) o bien un lanzallamas.

Según informó la agencia de noticias turca Doğan el proyectil habría impactado entre la séptima y octava planta del edificio, donde se encuentra la oficina de primer ministro Tayyip Erdoğan, quien no obstante se encuentra de visita oficial en Holanda aunque ha sido informado de lo ocurrido tanto por Ergin como por el ministro del interior de Turquía, Muammer Güler.

Tras los ataques equipos de emergencia y de la policía se desplazaron inmediatamente hasta el lugar. Las fuerzas de seguridad turcas se apostaron en torno a la zona e incrementaron los controles por toda la ciudad.

Dos personas habían sido detenidas el miércoles por la mañana en relación con los atentados, de los que el vice primer ministro Bülent Arınç dijo que era posible que fueran obra del Frente Revolucionario para la Liberación del Pueblo (DHKP/C), responsable del atentado suicida perpetrado el pasado 1 de febrero contra la embajada de Estados Unidos en Ankara, y contra el que las fuerzas de seguridad turcas han intensificado en los últimos meses la presión.

Precisamente el martes la policía turca detenía a 12 personas sospechosas de pertenecer al grupo terrorista en la última ola de detenciones contra esta organización de ideología marxista-leninista fundada en 1978, que ha perpetrado varios atentados y asesinatos en Turquía y que hasta hace poco se creía inactiva y prácticamente extinta. Algunos diarios turcos informaron que en el lugar del atentado frente al Ministerio de Justicia se había encontrado un comunicado escrito en nombre del DHKP/C, aunque esta información no fue confirmada de manera oficial.

Arınç sin embargo no excluyó otras posibilidades como la de que los ataques fueran un acto de sabotaje contra el proceso de paz en marcha entre el gobierno turco y el grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), llamado en Turquía “proceso de İmralı” en referencia a la prisión de máxima seguridad donde cumple cadena perpetua desde 1999 el líder del grupo, Abdullah Öcalan. “Considero esto como una acción lanzada contra la democracia”, subrayó el ministro turco.

Por su parte la formación nacionalista kurda Partido de la Paz y la Democracia (BDP) emitió el miércoles un comunicado firmado por sus dos co-presidentes condenando los ataques simultáneos contra el ministerio de justicia y la sede del partido AK, al tiempo que advirtió contra “este tipo de provocaciones”. “Condenamos el atentado y ofrecemos nuestros deseos de recuperación al AKP y al Ministerio de Justicia”, decía la nota.

Explosiones en Estambul

La ciudad de Estambul se despertaba el miércoles también con otros dos incidentes relacionados con la explosión de pequeños artefactos que no dejaban en cualquier caso heridos ni daños de importancia.

Un grupo de asaltantes desconocidos arrojaba el miércoles por la mañana una bomba de baja potencia contra la oficina del gobernador en el distrito de Maltepe –a las afueras del lado asiático de la metrópolis- sin dejar heridos. El artefacto, según informó a la prensa el gobernador del distrito, cayó al jardín tras impactar contra una ventana del segundo piso.

En el segundo incidente de este tipo una unidad de artificieros de la policía desactivaba un artefacto explosivo con temporizador que había sido colocado a la entrada de una biblioteca pública perteneciente al ayuntamiento del distrito de Kartal, situado al sur de Maltepe. La policía se personó en el lugar después de haber recibido un chivatazo sobre la presencia de una bomba.