Estambul, ataque del Daesh contra una iglesia

Detenidos dos miembros del Daesh por el tiroteo en una iglesia de Estambul

La policía turca ha detenido a dos presuntos miembros del Daesh como supuestos autores del asesinato de un hombre que asistía el domingo a una misa en una iglesia del distrito de Sarıyer, en Estambul. “Dos sospechosos de asesinato que causaron la muerte a nuestro ciudadanos Tuncer Cihan durante la misa del domingo en la Iglesia de Santa María en Sarıyer, han sido detenidos”, declaró el ministro turco del Interior, Ali Yerlikaya. 

“Felicito a la policía de Estambul y a nuestros heroicos agentes de policía por identificar y atrapar a los autores. Y transmito de nuevo mis condolencias a la familia y los pariente de nuestro ciudadano que perdió la vida”, añadió el ministro informando a la prensa, confirmando además que ambos detenidos son de nacionalidad extranjera -uno de Tayikistán y otro procedente de Rusia– y que los dos “están vinculados con el grupo terrorista Daesh”. Precisamente el pasado diciembre las fuerzas de seguridad turcas detuvieron a decenas de miembros del grupo que planeaban ataques contra iglesias y sinagogas en Turquía.

Las detenciones de las últimas horas se producen después de que las fuerzas de seguridad turcas pusieran en marcha el domingo un gran dispositivo de seguridad para localizar a los autores del crimen, registrando unas treinta direcciones y deteniendo hasta el momento al menos a 51 sospechosos vinculados con el ataque, que ha conmocionado a este tranquilo y residencial distrito a las afueras de Estambul, situado a orillas del Bósforo.

El asesinato, condenado por numerosas autoridades turcas y por el Papa Francisco, fue reivindicado posteriormente por el grupo terrorista Daesh a través de varios canales vinculados en Telegram, en los que la organización confirmaba haber “atacado una reunión de infieles cristianos durante su ceremonia politeista”, utilizando su propio lenguaje. El grupo divulgó también fotos de dos hombres enmascarados que portaban armas, identificándolos como los atacantes, y dijo que en la acción murió uno de los asistentes a la misa y otro fue herido, pese a que las autoridades turcas aseguran que nadie resultó herido aparte del único fallecido.

¿Qué se sabe del ataque contra la iglesia?

Según las últimas informaciones dadas a conocer por responsables de seguridad de Turquía, el ataque se produjo ayer domingo en torno a las 11:40 hora local (9:40 CET) durante la celebración de una misa dominical en la Iglesia católica de Santa María, localizada en la calle Azatlı del barrio de Büyükdere, en la orilla europea de Estambul. Fue entonces cuando dos hombres enmascarados abrieron fuego contra los asistentes matando a uno de ellos, un hombre de 52 años de edad.

Según han comentado funcionarios turcos, el ataque pudo haber causado muchas más víctimas pero el arma que portaban los atacantes se encasquilló tras realizar los dos primeros disparos mortales, por lo que los asesinos tuvieron que huir. “Tras el segundo disparo el arma dejó de funcionar, y huyeron. En ese momento, todo el mundo se tiró al suelo. En el interior de la iglesia había entre 35 y 40 personas”, dijo a los periodistas Şükrü Genç, alcalde del distrito de Sarıyer.

El ataque a la iglesia de Santa María en Estambul ha desatado numerosos mensajes de condena en Turquía, empezando por el presidente turco Tayyip Erdoğan, quien habló por teléfono con el párroco de la iglesia, o el alcalde metropolitano de Estambul, Ekrem Imamoğlu, quien tras condenar lo ocurrido dijo que “nunca permitiremos que aquellos que quieren acabar con nuestra unidad y nuestra paz ataquen centros de religión en nuestra ciudad”.

El Patriarca Greco-Ortodoxo de Estambul, Bartolomeos I, expresó también sus condolencias por el tiroteo al líder de la comunidad católica latina en Estambul, Massimiliano Palinuro. Por su parte el presidente de la Oficina de Asuntos Religiosos de Turquía (Diyanet), Ali Erbaş, quien realizó una visita a la iglesia atacada, condenó también el crimen: “Nuestras diferencias, son nuestra riqueza. Los lugares de oración, especialmente durante la oración, son completamente inviolables. Según nuestra creencia, las mezquitas, iglesias y sinagogas son inviolables, sin importar cual sea su fé. La coexistencia de personas de diferentes creencias, constituye una riqueza muy importante para nosotros”.