Demirtaş afirma no tener un ‘’plan B’’ si su partido no entra en el parlamento turco

El Partido Democrático de los Pueblos (HDP) se arriesga a quedarse sin representación en la Asamblea Nacional Turca si no logra superar el límite del 10% de los votos nacionales, algo que no han logrado sus predecesores.

El co-presidente del Partido Democrático de los Pueblos (Halkların Demokratik Partisi o HDP, en turco), Selahattin Demirtaş, descartó por completo la posibilidad de que su formación no obtenga el mínimo del 10% de votos a nivel nacional necesarios para conseguir representación en el parlamento turco en las elecciones generales previstas para el 7 de junio, al tiempo que aseguró que no disponía de ningún plan alternativo en caso de no conseguirlo.

“El HDP superará la barrera (electoral del 10%). Creo que la superaremos. No tenemos un plan B. Se lo aseguro, si no podemos superar la barrera electoral, la noche del 7 de junio tras las elecciones les ofreceré mis primeras declaraciones y explicaré lo que diremos y haremos”, declaró Demirtaş en una entrevista concedida al canal de televisión Habertürk.

“Incluso si conseguimos el 9,9% de los votos, seguiríamos siendo el cuarto mayor partido político de Turquía. Simplemente, no tendremos un grupo parlamentario. (Pero) Todo lo que defendemos, todos los compromisos que hemos firmado, continuarán. Continuaremos luchando por esto. Por eso digo que no hay un Plan B”, recalcó el líder de la formación.

Fundado en 2012 como sucesor del Partido de la Paz y la Democracia (BDP), tradicionalmente vinculado al nacionalismo kurdo, el HDP ha buscado desde su creación atraer no sólo el voto de los kurdos que residen principalmente en las provincias del sureste del país –Diyarbakır sigue siendo su principal bastión electoral- sino también el de votantes de izquierda de las provincias occidentales.

Hasta ahora sin embargo tanto el BDP como su predecesor el Partido de la Sociedad Democrática (DTP, ilegalizado en 2009 por el Constitucional por sus vínculos con el PKK), había conseguido sortear la barrera electoral del 10% -una de las más altas del mundo- recurriendo a presentarse con candidatos independientes que no están sujetos a ese límite, y formando posteriormente grupo parlamentario.

En las anteriores legislativas de 2011, el BDP sin embargo no llegó al 7% de los votos, si bien Demirtaş como candidato presidencial logró en agosto de 2014 cerca del 10% de los sufragios, dando la sorpresa en unos comicios que ganó ampliamente el hasta entonces primer ministro Recep Tayyip Erdoğan.