Mueren cinco miembros del PKK en enfrentamientos en el este de Turquía

El ministro de defensa turco, İsmet Yılmaz, advirtió que este tipo de ataques pretenden socavar el proceso de paz y que “se incrementarán” a medida que se acerquen las elecciones.

En un comunicado difundido el sábado, las Fuerzas Armadas Turcas (TSK) informaron de la muerte de cinco militantes armados del grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) durante enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en la provincia oriental de Ağrı, en la frontera con Irán.

“Cuatro de nuestros miembros que resultaron heridos en los combates que continuaron durante todo el día, fueron trasladados al hospital. Tres tienen heridas leves, mientras que uno ha sido operado”, decía el comunicado del ejército, añadiendo que “hemos recibido información de que cinco terroristas murieron y que uno fue capturado herido”.

Al parecer los enfrentamientos se habrían desatado el sábado por la mañana y continuado durante varias horas, después de que una veintena de miembros del PKK abrieran fuego contra soldados turcos en la aldea de Yukarıtütek  del distrito de Diyadin, donde según informes de inteligencia habían organizado un evento a favor del PKK y para presionar a los habitantes locales a que votaran por candidatos afines a la organización armada.

El proceso de paz seguirá adelante

En declaraciones realizadas a la prensa el domingo, el ministro de defensa turco İsmet Yılmaz comentó tras la noticia del incidente con el PKK que Turquía debe continuar “con paciencia” con el “proceso de solución”, tal y como se denomina en el país a las negociaciones de paz con el grupo armado.

“Aquí hay tres cuestiones principales: una, aquellos que ven que el proceso de solución es importante para el futuro y quieren obstaculizar este esfuerzo; dos, toda la nación debe actuar unida contra aquellos que están en contra del proceso de solución; y tres, la violencia y la política no pueden ir juntas”.

Preguntado por el momento en que se produce este enfrentamiento, pocos días después de que la cúpula del PKK reafirmara que el tiempo de la lucha armada se ha acabado, y a menos de dos meses para las elecciones generales en Turquía, el ministro aventuró que “este tipo de ataques se incrementarán”.

“Intentarán reducir los votos del partido AKP creando la impresión de que el proceso de solución no está yendo bien. Esperemos que nuestros ciudadanos vean el fin de esta estratagema e ignoren tales intentos”, afirmó Yılmaz.