CRÍTICAS A LA RESTRICCIÓN DE MOVIMIENTOS DE TRABAJADORES TURCOS EN LA UE

VOCES DENTRO Y FUERA DE TURQUÍA CRITICAN LAS DECLARACIONES HECHAS POR REHN, EN LAS QUE ANUNCIABA POSIBLES RESTRICCIONES A LA LIBRE CIRCULACIÓN DE CIUDADANOS TURCOS EN LA UE

Joel Hasse Ferreira, miembro del Comité Parlamentario Conjunto Turquía-UE, dijo este sábado que la libertad de movimientos de los trabajadores turcos no podía ser restringida en el marco de una futura pertenencia de Turquía a la Unión Europea.

Ferreira, que destacó la buena formación y juventud la mano de obra turca, dijo que la integración plena de Turquía en la UE era de suma importancia para el fortalecimiento del mercado común europeo. Ferreria pronunció estas palabras en el marco del Primer Foro Europa-Turquía que se celebró este fin de semana en Sopot (Polonia), organizado por el Centro Turco-Asiático para Estudios Estratégicos y Instituto Wschodni de Polonia.

El representante europeo dijo que la mano de obra turca era necesaria para la economía europea, y explicó a los participantes que la contribución de los trabajadores turcos era clave si la UE quería fortalecerse.

Las declaraciones de Ferreira vienen a colación de unas declaraciones realizadas hace tres semanas por e Comisario Europeo para la Ampliación, Olli Rehn, en las que sugería que aun en el caso de que Turquía llegase a ser miembro de pleno derecho de la UE los trabajadores turcos podrían estar sometidos a restricciones en su libertad de movimientos y circulación por la Unión, restricciones que podrían llegar incluso a ser permanentes, posibilidad que Rehn calificó de poco probable aunque sin llegar a descartarla.

Sus declaraciones obtuvieron también una amplia respuesta por parte de políticos y organizaciones sindicales y empresariales de Turquía. El profesor Haluk Kabaalioğlu, presidente de la Fundación para el Desarrollo Económico (İKV) -una organización que representa al mundo empresarial turco-, declaró hace unos días que creía que Rehn había hecho tales declaraciones para aliviar los temores de ciertos sectores de la sociedad europea sobre posibles interferencias en el mercado laboral de la Unión una vez que Turquía llegue a ser parte de la UE. \»Las restricciones permanentes van en contra del espíritu de la UE\», dijo Kabaalioğlu al diario turco Hürriyet. \»Si realmente quiso decir eso, es inaceptable. Una adhesión a la UE que excluya la libertad de movimiento de personas o servicios será incompleta e injusta\».

La Fundación İKV criticó hace algunos días en un comunicado la posible medida anunciada por Rehn, y criticó el hecho de que los ciudadanos turcos ya sufren en la actualidad largos e injustificados procedimientos para conseguir un simple visado de pocos días para viajar a países de la UE, y pidió la eliminación del requisito de visado para estudiantes, empresarios y académicos turcos que deseen viajar a países de la Unión.