inflación y precios

Buen comportamiento de los precios en mayo

La crecida de la inflación por debajo de las previsiones abre la puerta a nuevas reducciones de tipos del Banco Central Turco, y augura un crecimiento de la economía turca del 4,5% en 2016.

El Índice de Precios al Consumo en Turquía creció por debajo de lo esperado el pasado mes de mayo, de acuerdo a los datos publicados el viernes por el Instituto Estadístico Turco (TÜİK), lo que abre la posibilidad a nuevos recortes de los tipos de interés a finales de junio por parte del Banco Central Turco (TCMB).

Según el informe oficial dado a conocer por TÜİK, la tasa de inflación mensual se incrementó en 0,58 puntos en mayo hasta el 6,58%, por debajo de las previsiones de los analistas que esperaban un aumento en torno a 0,8 puntos, abriendo a la puerta a un anuncio de otros 50 puntos de rebaja en los tipos de interés por parte del TCMB el próximo 21 de junio, como ya hiciera el pasado 24 de mayo, estimulando así la economía del país euroasiático.

De acuerdo a los datos estadísticos publicados el viernes, los precios de los alimentos y las bebidas no alcohólicas destacaron al caer el 1,64% en mayo, mientras que en el lado contrario la mayor crecida de los precios se experimentó en la ropa y el calzado, con un notable incremento del 8,04%. El mayor incremento interanual por otro lado se registró en las bebidas alcohólicas y el tabaco, con un aumento del 12,79%.

En declaraciones realizadas el mismo día durante una conferencia en Ankara, el ministro de Finanzas de Turquía, Naci Ağbal, destacó la buena marcha de la inflación durante los cinco primeros meses de 2016, abriendo nuevas perspectivas sobre el crecimiento de la economía turca.

“La reducción de la inflación es una buena noticia. Una rápida bajada del precio en los alimentos ha reducido la inflación total del 9,5 al 6,5%. Se dan condiciones favorables para un crecimiento del 4,5% en 2016. No dejan de llegar datos positivos”, dijo Ağbal.

No obstante el ministro advirtió que aún había que afrontar varios problemas a la hora de reducir la inflación subyacente, que no toma en cuenta los precios de la energía y los alimentos (cuyos precios sufren grandes fluctuaciones por factores externos). “Necesitamos crear condiciones que ayuden a reducir la inflación subyacente”, subrayó.