Ankara responde a Kerry que no es posible negociar con Assad

El ministro de exteriores turco, Mevlüt Çavuşoğlu, respondió el lunes a su homólogo estadounidense, que el día anterior sugirió la posibilidad de una negociación con Assad para poner fin al conflicto en Siria.

El ministro de exteriores turco, Mevlüt Çavuşoğlu, respondió el lunes a los comentarios realizados el día anterior por el Secretario de Estado de EE.UU. John Kerry, quien durante una entrevista comentó que Washington no descartaba negociaciones con el presidente sirio Bashar al-Assad para hacer frente a la amenaza común que representa en el país el autoproclamado Estado Islámico (IS).

“A la larga tenemos que negociar”, dijo Kerry explicando que no quería ver al IS tomando Damasco. “Siempre hemos estado dispuestos a negociar en el contexto del proceso de Ginebra I (iniciado en 2012)”, declaró el responsable de exteriores norteamericano, añadiendo que tanto su país como otros –que no mencionó- estaban intentando resucitar una salida diplomática a un conflicto que parece más estancado que nunca, con países como Irán o Rusia apoyando firmemente a Assad.

Pese a que una portavoz de Kerry matizó posteriormente sus palabras asegurando que “no hay futuro para un dictador brutal como Assad en Siria”, estas declaraciones han sentado muy mal en Turquía, que recientemente acordó con Estados Unidos un plan para entrenar a la oposición moderada siria con el objetivo de frenar al IS, pero también –según la interpretación que Ankara da al plan- de ayudarles a derrocar a las fuerzas del dictador sirio.

“¿Qué hay para negociar con Assad?”, dijo Çavuşoğlu reaccionando el lunes desde Camboya, donde se encuentra en visita oficial. “¿Cómo vas a negociar con un régimen que ha matado a más de 200.000 personas y utilizado armas químicas? ¿Qué resultado has conseguido hasta ahora de las negociaciones (con el régimen sirio)?”, insistió el canciller turco, quien dijo además que el propio Assad y su dictadura son el germen de la violencia en Siria.

“La transformación de Siria necesita que el actual régimen se vaya, y que un nuevo e inclusivo gobierno se haga cargo”, explicó Çavuşoğlu, recalcando en este sentido que cualquier acuerdo con Assad creará más problemas de los que solucionará. Según el ministro de exteriores turco, que mantuvo el viernes pasado un encuentro con miembros del Consejo Nacional Sirio en Ankara, los esfuerzos de la comunidad internacional en Siria deben centrarse por el contrario en dos cuestiones clave: la destrucción de grupos terroristas como el Estado Islámico, y el derrocamiento del régimen de Assad para iniciar una transición política en el país.

Según un informe hecho público la semana pasada por el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, 12.751 sirios han muerto en las prisiones del gobierno sirio a causa de las torturas desde el inicio de las primeras protestas contra Assad en marzo de 2011. Entre esas víctimas se incluirían al menos 108 niños, el más joven de sólo 12 años; además en ese recuento no se incluyen otros 20.000 detenidos por régimen que tras haber ingresado en prisión han sido dados por “desaparecidos”.