Ankara confirma la desaparición de los dos pilotos turcos derribados por Siria

Tras una reunión de seguridad nacional presidida por el primer ministro Erdoğan, Ankara prometió tomar \»todas las medidas necesarias\» una vez se clarifique el incidente, que amenaza con agravar las tensiones entre los dos países.

Ankara ha confirmado oficialmente que uno de sus cazas fue derribado el viernes por las defensas antiaéreas del ejército sirio y que los dos pilotos permanecen desaparecidos, al tiempo que evalúa una respuesta al que es uno de los incidentes más graves en las ya de por sí tensas relaciones entre Turquía y Siria.

Tras una reunión de seguridad nacional con la asistencia de varios altos mandos del ejército y la inteligencia y presidida por el primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan, el gobierno turco emitió un comunicado oficial en el que confirmaba que uno de sus cazas, un F-4 Phantom utilizado para misiones de entrenamiento, había sido derribado al mediodía del viernes por fuerzas sirias y que tomaría las acciones necesarias una vez se complete la investigación sobre lo ocurrido.

«Tras la evaluación de los datos proporcionados por nuestros organismos pertinentes y los resultados de los esfuerzos de búsqueda y recate conjuntos con Siria, se ha determinado que nuestro avión fue derribado por Siria», informó el comunicado oficial. «Turquía tomará todos los pasos necesarios y adoptará su posición final tras una completa explicación del incidente», añadía la nota.

En unas declaraciones hechas a la prensa tras la reunión, que se prolongó por espacio de dos horas, Erdoğan confirmó el incidente y añadió que contrariamente a algunas informaciones publicadas el viernes los dos pilotos turcos que iban a bordo del aparato permanecían desaparecidos. «Tomaremos las medidas que sean necesarias con determinación», dijo el primer ministro.

En otro comunicado emitido el viernes por el ejército sirio, éste confirmó el derribo de un caza turco afirmando que se había producido «sobre aguas territoriales sirias», un extremo que no ha sido confirmado por Ankara. «Nuestras defensas aéreas atacaron un objetivo que penetró nuestro espacio aéreo sobre nuestras aguas territoriales poco antes del mediodía del viernes, y lo derribaron. Resultó ser un avión militar turco», explicó el comunicado militar sirio, que fue publicado por la televisión estatal del país.

Los esfuerzos para tratar de localizar los restos del aparato y a los dos pilotos desaparecidos continuaban aún el sábado con la participación de la marina turca y la colaboración de barcos sirios. En declaraciones hechas el sábado a la prensa, el presidente turco Abdullah Gül ratificó la postura del gobierno diciendo que no resultaba posible ignorar el hecho de que Siria había derribado un caza turco y que resultaba algo normal para aviones que vuelan a altas velocidades cerca de la frontera cruzar el espacio aéreo por un breve espacio de tiempo. «Todo lo que se tenga que hacer se hará», aseguró Gül.

El primer ministro turco había confirmó en la tarde del viernes que el ejército sirio había reconocido ser el responsable del derribo de un caza de las fuerzas aéreas turcas que se había estrellado en aguas territoriales sirias después de haber perdido contacto con su base aérea.

El aparato, un F-4 utilizado para misiones de entrenamiento, había despegado a las 10:00 de la mañana hora local (9:00 hora peninsular española) del aeródromo de Erhaç en la provincia turca de Malatya, al sureste de Anatolia, y se perdió contacto con él en torno al mediodía cuando sobrevolaba la provincia de Hatay, fronteriza con la vecina Siria. El diario turco Hürriyet había informado que los pilotos habían sido rescatados con vida, pero la información fue desmentida posteriormente por el gobierno de Ankara.