Al menos seis muertos en una cadena de atentados en Turquía

Un atentado con coche bomba y posteriormente un tiroteo dejaban un investigador forense muerto y varios civiles y policías heridos en Estambul, mientras cuatro agentes morían también al explotar su coche en la provincia de Şırnak.

Al menos seis miembros de las fuerzas de seguridad turcas fallecieron el lunes y varias decenas más de personas –incluyendo civiles- resultaron heridas en una cadena de atentados atribuidos inicialmente a dos grupos terroristas, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y el Partido-Frente Revolucionario para la Liberación del Pueblo (DHKP-C).

El primero de los ataques tenía lugar en torno a la 1:00 de la madrugada del lunes (las 00:00 Hora Central Europea) frente a una comisaría de policía en el distrito estambulita de Sultanbeyli en un ataque atribuido al PKK, que posteriormente confirmaría la autoría del atentado.

Un coche bomba explotaba junto al edificio hiriendo a siete civiles y tres policías, incluyendo un jefe del cuerpo. La fuerza de la explosión desató un incendio y destruyó parte de la comisaría de tres plantas, provocando además daños en otras viviendas cercanas y en una veintena de vehículos aparcados en las proximidades.

Posteriormente en torno a las 6:45 de la mañana, los terroristas abrían fuego contra los agentes forenses que investigaban la escena del crimen hiriendo de gravedad a un especialista en explosivos, que falleció posteriormente en el hospital. En el tiroteo que se produjo con las fuerzas de seguridad, la policía logró abatir a uno de los terroristas mientras que otro murió al explotarle en las manos un artefacto explosivo que transportaba. Un civil que pasaba por la zona en el momento del tiroteo resultó también herido a causa de una bala perdida.

5 muertos en ataques en la provincia de Şırnak

Poco después de que se produjera este tiroteo en Estambul, un atentado en la provincia fronteriza de Şırnak en torno a las 9:00 de la mañana causaba la muerte a cuatro policías y dejaba gravemente herido a un quinto cuando una mina terrestre activada por control remoto –un método habitualmente empleado por el PKK- explotaba al paso del vehículo policial cuando los agentes se dirigían al distrito de Silopi a cubrir unas fosas cavadas en la carretera para impedir el acceso de las fuerzas de seguridad.

También en la misma provincia, un militar fallecía cuando miembros del PKK abrían fuego contra un helicóptero del ejército, hiriendo además a otros siete soldados que fueron trasladados al hospital militar de Şırnak. Se da la circunstancia de que el soldado fallecido, Doğan Acar, acababa de finalizar su servicio militar y viajaba con su unidad de regreso a casa, según informó la prensa turca.

Atentado contra el consulado de EE.UU. en Estambul

Un tercer ataque tenía lugar el lunes por la mañana de nuevo en Estambul contra el consulado de Estados Unidos en la ciudad, ubicado en el distrito europeo de Sarıyer, aunque en este caso fue atribuido al grupo terrorista de extrema izquierda DHKP-C. Al menos dos personas abrieron fuego contra el edificio, si bien en esta ocasión sin que se produjeran heridos.

Posteriormente tras una persecución la policía logró acorralar en una casa cercana y detener a uno de los terroristas, una mujer que fue identificada como Hatice Aşık, de 42 años y conocida militante del DHKP-C, que resultó herida en el tiroteo con las fuerzas de seguridad.

Según fuentes policiales citadas por la prensa local, Aşık era conocida por la policía y sus fotografías habían sido distribuidas por todo el país, dado que se sospechaba que el DHKP-C la había designado como terrorista suicida y planeaba un atentado contra el Ministerio de Justicia en Ankara para el próximo mes de septiembre.