Akıncı anuncia la reanudación de las negociaciones para la reunificación de Chipre

El recién elegido presidente turcochipriota, partidario de la reconciliación con el sur, se reunirá la próxima semana con su homólogo grecochipriota Nikos Anastasiadis para retomar las negociaciones de paz.

Las negociaciones de paz entre turcochipriotas y grecochipriotas para decidir el futuro de la isla se reanudarán próximamente, una vez se fije un calendario durante un encuentro que tendrá lugar el próximo 11 de mayo entre los presidentes de ambas comunidades, según anunció el lunes el recién elegido presidente de la República Turca del Norte de Chipre (KKTC, por sus siglas en turco), Mustafa Akıncı.

El anuncio fue hecho en una rueda de prensa conjunta tras los contactos mantenidos en la oficina presidencial de Lefkoşa (la mitad turca de Nicosia) con el enviado especial de Naciones Unidas para Chipre, el diplomático noruego Espen Barth Eide.

“Existe una oportunidad importante para la solución a la cuestión de Chipre en las conversaciones que se van a reanudar”, afirmó Akıncı ante los periodistas. Eide por su parte aseguró que dichos contactos representan “la mejor oportunidad” de la década para resolver de forma definitiva la disputa sobre la división de Chipre.

Según las informaciones que han trascendido, el próximo 11 de mayo Akıncı y su homólogo grecochipriota Nikos Anastasiadis se reunirán durante una cena que tendrá lugar en la zona neutral con el propio Espen como anfitrión, en el transcurso de la cual está previsto que se fije una hoja de ruta para retomar las negociaciones rota el año pasado. Özdil Nami, ministro de exteriores de la KKTC y jefe de las negociaciones con los grecochipriotas, tiene previsto realizar una visita a Ankara este miércoles 6 de mayo para tratar esta cuestión con el gobierno turco.

Chipre ha permanecido dividida en dos –un tercio del norte de la isla de mayoría turcochipriota, y el sur de mayoría grecochipriota que abarca el resto- desde que Turquía iniciara en 1974 una intervención militar en la isla, haciendo valer su condición de Estado garante para frenar las luchas interétnicas, y después de que nacionalistas griegos dieran un golpe de Estado en Nicosia con ayuda de la dictadura de Atenas para provocar la “Enosis”, la unión de la isla a Grecia en un solo país.

Las conversaciones entre el norte y el sur de Chipre se reanudaron en febrero de 2013 tras dos años de estancamiento y después de que el gobierno de Nicosia propusiera una declaración conjunta fijando el objetivo último de las negociaciones, por las que se establecería un Estado federal único con dos zonas y dos comunidades diferenciadas.

Pero los contactos quedaron rotos en 2014 después de que los turcochipriotas, respondiendo a la iniciativa unilateral de los grecochipriotas de explorar las aguas de Chipre en busca de reservas de hidrocarburos, solicitaran ayuda a Turquía, que envío su propio barco de perforación al Mediterráneo Oriental.

El pasado 30 de marzo sin embargo, el gobierno turcochipriota anunciaba la retirada de este navío después de que días antes Nicosia hiciera lo mismo, sentando así las bases para volver a la mesa de negociaciones. La victoria de Akıncı –considerado un moderado y favorable a la reconciliación con los grecochipriotas– durante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales celebradas en el Norte de Chipre hace una semana, ha supuesto igualmente un avance importante hacia una solución definitiva en la isla mediterránea.