Un grupo de terroristas secuestra un ferry al noroeste de Turquía

Varias personas que dijeron actuar en nombre del PKK secuestraron un ferry con unas 20 personas a bordo que viajaba por el Mar de Mármara.

Varios asaltantes que afirmaron tener una bomba secuestraron a última hora de la tarde del viernes un ferry de pasajeros con 25 personas a bordo que navegaba en aguas del Mar de Mármara, cerca del Golfo de İzmit, al noroeste de Turquía. Por precaución las autoridades turcas han cancelado todos los servicios de ferry de la zona.

Según informó el canal de noticias turco NTV, al menos cuatro personas participan en el secuestro del ferry, de nombre «Kartepe» y con 400 pasajeros de capacidad, que en el momento del secuestro viajaba por el Golfo de İzmit, unos 100 kilómetros al sureste de Estambul. Al parecer tras amenazar al capitán se hicieron con el control del ferry y pidieron hablar con la prensa, no sin antes requisar todos los teléfonos móviles de los pasajeros para evitar que informasen sobre lo que ocurría a bordo.

Varios barcos de la guarda costera turca seguían el curso del ferry a última hora de la tarde a medida que transitaba frente a las costas de la ciudad de Yalova, a orillas del Mar de Mármara. El gobernador de la provincia de Kocaeli -donde se ubica la ciudad de İzmit-, Ercan Topaca, informó a la prensa que el barco hacía un breve recorrido entre las ciudades de İzmit y Gölcük con 19 pasajeros a bordo y seis tripulantes cuando se produjo el secuestro, a las 17:45 hora local (16:45 hora peninsular española).

Se desconocen exáctamente cuáles son las exigencias de los secuestradores, si bien algunos medios dijeron que uno de ellos afirmó actuar en nombre del grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). De hecho la ruta que están siguiendo los secuestradores podría conducirles hasta la isla-prisión de İmralı, ubicada en medio del Mar de Mármara -a unos 60 kilómetros al oeste de Yalova- y donde desde 1999 cumple una condena de cadena perpetua Abdullah Öcalan, líder histórico del PKK.

El ministro de Transportes Binali Yıldırım, que canceló un viaje previsto a Erzurum tras conocer la noticia, informó a la prensa que había entre cuatro y cinco terroristas a bordo del «Kartepe», confirmando que el secuestro parecía ser obra del PKK pero que los terroristas no habían informado de sus demandas, y que tampoco estaba claro hacia dónde dirigían el barco. «No sabemos cuál es su destino. Ahora mismo, (el ferry) está trazando zig-zags», dijo el ministro.

El canal de televisión NTV pudo hablar por teléfono con el capitán a bordo del barco, quien dijo que el secuestrador que le custodiaba tenía una bomba y que el resto llevaban varias armas. Cuando la periodista le preguntó qué querían los terroristas la comunicación se cortó súbitamente (ver video).

A medianoche del viernes, seis horas después del inicio del secuestro, Yıldırım informó que los secuestradores habían pedido comida y combustible, ya que estaban a punto de quedarse sin él. Según añadió las autoridades estaban en contacto con el capitán del barco, pero seguía la incertidumbre en torno a cuál era el objetivo final de los terroristas. «Sus intenciones no están claras», dijo el ministro.