accidente de avión Boeing en el Aeropuerto de Estambul

Un avión aterriza de emergencia sin tren de aterrizaje en el Aeropuerto de Estambul

Un avión Boeing tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el Aeropuerto de Estambul después de que el tren de aterrizaje delantero no se desplegara, según confirmaron este miércoles las autoridades turcas, en un nuevo incidente que vuelve a poner en cuestión la seguridad y la fiabilidad de los aviones Boeing.

La aeronave, un Boeing 767 de carga perteneciente a la aerolínea FedEx Express, consiguió mantenerse en la pista de aterrizaje durante la maniobra tocando tierra primero con las ruedas del tren de aterrizaje trasero, y luego haciendo que el morro delantero tocase la pista, provocando un intenso rastro de chispas aunque sin llegar a provocar un incendio, según se observa en videos publicados en las redes sociales.

Medios turcos informaron que el avión realizaba la última parte de una ruta entre París y Estambul cuando los pilotos advirtieron que el tren de aterrizaje delantero no lograba desplegarse. Tras informar a la torre de control del Aeropuerto de Estambul, esta asistió a los pilotos con la maniobra de aterrizaje, indicó en un comunicado el Ministerio de Transportes e Infraestructuras de Turquía, sin dar más detalles sobre la causa del fallo técnico del aparato.

No se produjeron heridos durante el incidente y la tripulación pudo ser evacuada a salvo, pero la pista del aeropuerto tuvo que permanecer cerrada temporalmente mientras se retiraban los restos del avión. “El Aeropuerto de Estambul es uno de los aeropuertos más completos y preparados del mundo, así que una interrupción en una pista no afecta a los vuelos. Los vuelos continúan”, informó a la prensa el gobernador de Estambul, Davut Gül. 

Por su parte el consorcio IGA que opera el Aeropuerto de Estambul confirmó que la pista 16R tuvo que ser cerrada temporalmente, añadiendo que la rápida intervención de los servicios de emergencia del aeropuerto logró evitar un desastre, previniendo que la aeronave sufriese un incendio y garantizando que no se produjesen víctimas. “Todas las otras pistas de aterrizaje, incluyendo las de respaldo, operan sin interrupción”, aseguró. Boeing no ha hecho comentarios sobre este nuevo accidente de un avión de la compañía, pero la multinacional estadounidense se enfrenta a una creciente presión de las aerolíneas, reguladores e inversiones por priorizar los beneficios de sus accionistas frente a la seguridad de los pasajeros, especialmente tras la despresurización el pasado enero de un 737 Max en pleno vuelo.