doctora, médico, salud

Turquía facilitará las condiciones para los trabajadores extranjeros

El gobierno turco planea introducir un sistema de calificación para los trabajadores extranjeros en base a sus habilidades, que les permitirá acceder a una tarjeta con la que podrán traer a sus familias al país.

Turquía planea introducir una serie de nuevas regulaciones que mejorarán las condiciones de los extranjeros que trabajen en el país euroasiático, y que establecerá un sistema de calificación de éstos de acuerdo a su formación, educación y experiencia laboral mediante una denominada “tarjeta turquesa”, según anunciaron esta semana responsables del gobierno.

“Introduciremos una tarjeta turquesa, que proporcionará a los trabajadores extranjeros cualificados la oportunidad de un empleo permanente. Los trabajadores extranjeros a corto plazo y los interinos también podrán obtener un permiso de trabajo”, anunció el lunes a los medios de comunicación el vice primer ministro turco Nurettin Canikli, explicando las nuevas medidas que pretenden facilitar las condiciones laborales de los extranjeros.

De acuerdo a las informaciones que han trascendido a los medios de comunicación, el sistema propuesto pretende establecer un baremo con puntuaciones para los empleados extranjeros, que incluya sus habilidades, capacidades, formación profesional y académica, experiencia laboral o su conocimiento de idiomas, entre otros factores; a partir de éstos cada trabajador extranjero recibirá una puntuación, y aquellos que sobrepasen un límite establecido podrán acceder a una “tarjeta turquesa”, que permitirá a quienes la posean traer a su familia a Turquía sin afrontar ningún obstáculo administrativo o legal.

Canikli añadió al respecto que una vez la legislación sea aprobada en el parlamento, el Ministerio de Trabajo será el único encargado de expedir los permisos laborales para los extranjeros, al contrario que hasta ahora, que eran dos los ministerios que se ocupaban del tema. Las nuevas medidas, según destacó el vice primer ministro, ayudarán también a los refugiados sirios que viven en Turquía a obtener permisos de trabajo.

“Por medio de este borrador (de ley), nos será posible también cancelar los permisos de trabajo de aquellas personas que pongan en riesgo la salud o la seguridad pública, así como los de las personas a las que se les prohíba la entrada al país”, añadió Canikli.

Por ahora sin embargo no está claro si con el nuevo paquete de medidas legislativas se ofrecerá la ciudadanía turca a aquellos extranjeros que adquieren propiedades en Turquía, que actualmente gozan de un permiso de residencia de un año. La semana pasada, el ministro de Economía Nihat Zeybekci dejó caer esta posibilidad futura para aquellos foráneos que comprasen cierto número de propiedades en el país. “Garantizaremos el permiso de residencia a los extranjeros que compren cierto número de propiedades en Turquía, y si hay demanda, a corto plazo se ofrecerá un estatus de ciudadanía”, dijo el ministro.

Por otro lado la prensa turca publicaba el viernes que una nueva regulación puesta en marcha recientemente permitirá que el personal sanitario extranjero pueda trabajar en centros médicos designados de Turquía, una vez se verifiquen sus capacidades profesionales. Esta nueva normativa es aplicable a todo el personal médico extranjero, con la única excepción de dentistas, farmacéuticos y camilleros, cuya demanda está cubierta actualmente por ciudadanos turcos.