Turquía detiene a decenas de extranjeros que querían unirse al Estado Islámico

Sólo durante el fin de semana, al menos 45 extranjeros que querían cruzar la frontera con Siria para combatir en las filas del autoproclamado Estado Islámico han sido interceptados en Turquía.

Las fuerzas de seguridad turcas detuvieron a un total de 25 extranjeros durante la jornada del domingo en la provincia fronteriza de Gaziantep, al sureste de Turquía, que pretendían viajar a Siria para unirse a las filas del autoproclamado Estado Islámico (IS).

Sólo desde el viernes y según informaron medios turcos, el número total de extranjeros interceptados en el país que pretendían cruzar la frontera para combatir en el bando del IS ascendió a 45 personas, las cuales serán deportadas en las próximas horas.

Las detenciones del domingo fueron posibles después de que la policía turca obtuviera informaciones de inteligencia de que varios extranjeros llegarían a Turquía con la intención de unirse al Estado Islámico, trasladándose a la provincia de Gaziantep antes de cruzar a Siria. Con estos datos, las fuerzas de seguridad pusieron en marcha una operación en la terminal de autobuses de la ciudad, donde se produjeron las detenciones.

Según informó la prensa turca algunos de los sospechosos capturados el domingo viajaban incluso con sus mujeres e hijos, a los que pretendían llevar también hasta Siria. Tras ser trasladados a un hospital público para un chequeo rutinario de salud, fueron conducidos en un autobús a dependencias policiales desde donde, tras ser interrogados, se les enviará a los servicios de inmigración para ser deportados a sus países de origen.