Rusia, misiles S-400

Turquía desmiente un nuevo acuerdo con Rusia sobre los misiles S-400

Estados Unidos amenaza con duras sanciones contra Turquía si Ankara activa las baterías de misiles S-400 comprados en 2017 a Rusia.

Turquía ha desmentido categóricamente que exista un nuevo acuerdo con Rusia sobre una nueva compra de misiles de defensa antiaérea S-400, asegurando que no hay novedades al respecto, según ha confirmado el ministerio de defensa turco.

“El acuerdo correspondiente ya ha sido firmado. Entre otras cosas, permitirá la producción local (en Turquía) de algunos componentes del sistema (S-400)”, declaraba ayer a la agencia rusa TASS Dmitry Shugayev, director del Servicio Federal para la Cooperación Técnica-Militar de Rusia (FSVTS), insistiendo en que el contrato firmado ya estaba siendo aplicado.

Un portavoz del Ministerio de Defensa de Turquía salía rápidamente al paso de estas declaraciones, insistiendo en que si bien el contrato firmado en 2017 entre Ankara y Moscú incluía la entrega de dos envíos de misiles S-400 (considerados entre los más avanzados del mundo), no se habían producido nuevos progresos ni, por supuesto, la firma de un acuerdo.

“Las conversaciones técnicas sobre la entrega del segundo envío están en marcha, y estas cuestiones incluyen, entre otros aspectos, la participación de la ingeniería turca en los sistemas, así como qué componentes serán producidos en Turquía, etc. Por tanto, no hay avances concretos de los que informar. El proceso sigue en marcha, y no hay nuevos acuerdos”, aseguró el funcionario turco.

Turquía y Rusia firmaron en 2017 un acuerdo para adquirir el sistema de defensa de misiles S-400, después de que Ankara rechazó la oferta de adquirir misiles Patriot por el elevado coste que suponían. La primera batería de S-400 fue entregada en 2019 en medio de una fuerte oposición de sus aliados de la OTAN, que llevó a la expulsión de Turquía del programa del nuevo caza F-35 y paralizó el acuerdo sobre la adquisición y mejora de la flota de F-16 de sus fuerzas aéreas. A día de hoy, Turquía aún no ha activado los misiles S-400 en su territorio bajo amenaza de Washington de imponer nuevas y duras sanciones.