»O Israel se disculpa, o Turquía cortará sus lazos»

El ministro de exteriores turco Ahmet Davutoğlu quiso dejar bien claro el lunes que a Israel sólo le quedan dos opciones si quiere evitar una ruptura de relaciones con Turquía.

El ministro de exteriores turco Ahmet Davutoğlu quiso dejar bien claro el lunes que a Israel sólo le quedan dos opciones si quiere evitar una ruptura de relaciones con Turquía: ofrecer una disculpa oficial a Ankara por la muerte de ocho ciudadanos turcos durante el asalto en aguas internacionales a la flotilla humanitaria, o aceptar una investigación imparcial internacional tal y como ha exigido Naciones Unidas.
 
Davutoğlu puso ayer lunes las cartas sobre la mesa en relación a la situación de las relaciones con Israel tras el ataque que comandos israelíes llevaron a cabo contra el buque «Mavi Marmara» que transportaba ayuda humanitaria a Gaza, y que causó la muerte a ocho ciudadanos turcos y otro estadounidense. «Israel tiene ante sí tres opciones: o se disculpa, o acepta las conclusiones de una comisión internacional que investigue el ataque, o Turquía cortará sus lazos», declaró el ministro.

Desde que el pasado 31 de mayo se produjera el ataque contra la flotilla humanitaria internacional que pretendía llevar ayuda al territorio palestino, Turquía ha exigido en reiteradas ocasiones a Israel que pague indemnizaciones a las víctimas del abordaje y acepte las demandas del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que sea una comisión imparcial e internacional la que investigue lo ocurrido, así como que ponga fin al duro bloqueo contra la Franja de Gaza, donde más de millón y medio de palestinos viven dependiendo de la ayuda internacional sin posibilidad siquiera de reconstruir sus casas.

Sin embargo, esta es la primera vez que Turquía amenaza explícitamente al estado hebreo con cortar todos sus lazos si no se cumplen sus exigencias. Davutoğlu se refirió también en sus declaraciones del lunes a los periodistas al encuentro que mantuvo la semana pasada en Bruselas con el ministro israelí de Industria y Comercio, Benjamin Ben-Eliezer. «Los mensajes expresados a Ben-Eliezer han llegado al gobierno israelí. No estaremos esperando siempre una respuesta», dijo Davutoğlu.
 
«Sería suficiente si su propia comisión (en referencia a la comisión que el gobierno israelí ha abierto para investigar el abordaje) declara que el ataque fue injusto y ellos (el gobierno israelí) se disculpan en línea con el veredicto de la comisión; pero tenemos que ver primero el veredicto», agregó el ministro turco de exteriores.
 
Inmediatamente después del incidente del 31 de mayo, Turquía retiró a su embajador en Israel y canceló varios acuerdos con el estado hebreo, incluyendo ejercicios militares conjuntos y el permiso para que vuelos militares israelíes atraviesen su espacio aéreo. En los últimos días Ankara ha advertido a Israel que si mantiene su negativa a disculparse por lo ocurrido, la prohibición podría extenderse también a los vuelos civiles.
Estados Unidos desea fervientemente que Israel y Turquía, dos aliados que son piezas clave de la estrategia de seguridad de la Casa Blanca en Oriente Medio, pongan fin a la disputa y recuperen sus lazos. Está previsto que hoy martes Obama se reuna en Washington con Netanyahu y sin duda las relaciones con Turquía serán uno de los principales temas en la agenda.