Gobierno y políticos kurdos piden a los diputados del DTP que no dimitan

El vice primer ministro turco Bülent Arınç expresó este viernes su deseo de ver a los diputados del ilegalizado DTP formando un nuevo partido político en el parlamento.

El vice primer ministro turco Bülent Arınç expresó este viernes su deseo de ver a los diputados del ilegalizado DTP formando un nuevo partido político en el parlamento, un deseo compartido por otros políticos kurdos y por el presidente del nuevo partido BDP, que pretende ser el heredero del DTP.
 
Arınç, que fue entrevistado para un programa de televisión, dijo que su deseo era volver a ver a los diputados del DTP en una nueva formación política desvinculada de la violencia. Además el vice primer ministro, que él mismo formó parte de algún partido político ilegalizado en el pasado, señaló que personalmente estaba en desacuerdo con la clausura de partidos en Turquía, un fenómeno que calificó de «desfasado».
 
«En mi opinión, si la Constitución y la Ley de Partidos Políticos acepta que los partidos políticos puedan ser ilegalizados, se debería hacer únicamente en circunstancias excepcionales», dijo Arınç, que insistió en que era importante que el DTP estuviera representado en el parlamento -incluso aunque fuera bajo otras siglas nuevas-, aunque absteniéndose de hacer declaraciones a favor de la violencia y evitando cualquier vinculación con el PKK.
«Un vínculo indirecto o interno con una organización terrorista no puede ser considerado un criterio democrático en ninguna parte del mundo», dijo.
 

«El lugar para defender los derechos es el parlamento»

Por otro lado, varios ex líderes de partidos políticos pro-kurdos anteriormente cerrados también por el Tribunal Constitucional apelaron a los diputados del ilegalizado DTP a que no dimitiesen de sus escaños en el parlamento.

El ex presidente del Partido de la Democracia y el Cambio (DDP) -ilegalizado en 1996 por «actividades separatistas»-, İbrahim Aksoy, dijo que la renuncia a los escaños sería un error cuando aún quedan dos años para las siguientes elecciones legislativas y Turquía se encuentra en pleno debate sobre la solución al conflicto kurdo. «El lugar para defendeer los derechos y exigir demandas es el Parlamento. No creo que sea sabio irse de él», dijo Aksoy. El antiguo líder del Partido Popular del Trabajo (HEP), ilegalizado también en 1993, señaló también por su parte que los diputados del DTP deberían buscar soluciones a los problemas de los kurdos del país por medios democráticos y legales, y por tanto conservar sus escaños.

Mientras, Demir Çelik, presidente del Partido de la Paz y la Democracia, hizo este jueves un llamamiento a la moderación y la calma, asegurando que las violentas protestas en las calles de seguidores del DTP no benefician a nadie. En declaraciones a la prensa turca, el líder del BDP -partido heredero del DTP que fue creado ante la previsión de su ilegalización- abogó por evitar cualquier tipo de violencia y utilizar únicamente los cauces democráticos y legales para las reivindicaciones de los kurdos de Turquía. Además Çelik anunció que su partido celebraría este fin de semana una asambea para integrar en la formación a los antiguos miembros del DTP que no han sido apartados de la política por la sentencia del Constitucional.