FRANCIA CELEBRA MAÑANA UNAS ELECCIONES MUNICIPALES

DELANOÉ Y GÉRARD COLLOMB SON FAVORITOS

Los franceses acudirán mañana 9 de marzo a las urnas para elegir en primera vuelta a los consejeros municipales de más de 36.700 alcaldías y los consejeros generales de unos 2.000 cantones, unos comicios que, pese a su ámbito estrictamente local, tendrán una inevitable lectura nacional, al considerarse el primer test real de las políticas del presidente Nicolas Sarkozy desde su llegada al Elíseo en mayo de 2007.

El primer secretario de los socialistas, François Hollande, ha llegado a sugerir a los electores que usen su papeleta como un boletín de notas dirigido a Nicolas Sarkozy. Y la ex candidata socialista a las presidenciales, Ségolène Royal, apeló a emitir un \»voto moral\» contra la derecha. La izquierda parece estar en condiciones de arrebatar a la derecha una decena de grandes ciudades, entre ellas la emblemática Marsella, además de conservar París y Lyon.

Mientras, el paulatino e imparable descenso de los niveles de popularidad del presidente que, según los últimos sondeos publicados, ha perdido cinco puntos en el último mes, ha generado en la derecha el temor a sufrir un serio revés electoral.

Hasta el punto de que Sarkozy, quien llegó a reconocer que sea cual sea el resultado se le acabará atribuyendo a él, ha estado ausente de la campaña prácticamente hasta la recta final, para alivio de los candidatos de la UMP que se disputaban, por el contrario, la presencia del sobrio y bien valorado primer ministro, François Fillon.

En ambos casos la mirada se centrará sobre todo en un puñado de ciudades: París, Marsella, Lyon, Toulouse o Estrasburgo, así como Rouen, Caen, Blois y Périgueux, cuyo resultado servirá para calibrar la nueva relación de fuerzas entre los dos principales partidos políticos franceses.

El sondeo de OpinionWay publicado por \»Le Figaro\» a dos días de la primera vuelta confirma las perspectivas de una victoria socialista en las grandes ciudades y demuestra que el 32% de los franceses quiere que la izquierda gane en su localidad, frente al 29% que desearía una victoria de la derecha.

Pese a haber endurecido el tono de la campaña, los candidatos parece que no han logrado mover un ápice las posiciones del electorado. Ni la izquierda aumenta su expectativa respecto a los sondeos realizados a finales de febrero ni la derecha recuperado el terreno perdido.

Sin embargo, la diferencia sobre los pronósticos de victoria se ha estrechado globalmente y la derecha, que sigue en cabeza con un 34%, pierde cuatro puntos respecto a febrero, los mismos puntos que gana la izquierda, que pasa del 25% al 29% en el mismo periodo.

Esta media nacional esconde, sin embargo, fuertes diferencias dependiendo del tamaño de las ciudades. Las más pequeñas siguen siendo feudos de la derecha mientras que en las de 100.000 habitantes o más, exceptuando París, los encuestados que pronostican una victoria de la izquierda llegan al 41%, frente a un 32% para la derecha.

PARIS, LYON, MARSELLA

El alcalde de París, el socialista Bertrand Delanöe, repite como cabeza de lista al consistorio de la capital con grandes probabilidades de ganar (los sondeos le dan un 43% de intención de voto) y un programa que pone el acento en un modelo urbano equilibrado en sus vertientes social, económica, medioambiental y cultural. Enfrente, la candidata de la UMP será Françoise de Panafieue, a la que las encuestas le atribuyen un 34%. Dependiendo del resultado, el MoDem podría jugar un papel de árbitro en la contienda.

En Lyon, tercera ciudad francesa y también en manos socialistas, el actual alcalde y candidato a la reelección, Gérard Collomb, goza de una distancia significativa respecto a su rival de la UMP, el ex ministro de Justicia Dominique Perben.

Marsella puede estar al alcance del socialista Jean-Nöel Guérini, que amenaza seriamente al alcalde derechista Jean-Claude Gaudin, quien opta a un tercer mandato al frente de la segunda y muy conservadora ciudad francesa. Los sondeos de finales de febrero le daban a Guérini el 51% de las papeletas. Su caída en manos socialistas sería todo un símbolo de la derrota de la UMP, porque Sarkozy logró en las presidenciales un 55,7% de los votos en cinco de sus ocho distritos.

En la cuarta ciudad francesa, Toulouse, dirigida desde hace decenios por el centro derecha, pero donde Ségolène Royal cosechó más del 57% de los votos en la primera vuelta de las presidenciales, la lista de la izquierda encabezada por el socialista Pierre Cohen está codo a codo con el alcalde saliente.

La alcaldesa de Estrasburgo, Fabienne Keller (UMP) puede perder frente a Roland Ries (PS) en una ciudad que la izquierda perdió en las pasadas municipales de 2001. También en Rouen (Alta Normandía, noroeste), los sondeos sonríen a la candidata de la izquierda, Valérie Fourneyron, frente al centrista Pierre Albertini, un independiente apoyado por el MoDem y la UMP.