Fracasan las negociaciones para que el partido kurdo BDP vuelva al parlamento

La reunión que representantes del partido gobernante AKP y de la formación nacionalista kurda BDP mantuvieron el jueves concluyó sin acuerdo y sin que ambas partes lograran acercar posturas.

La reunión que representantes del partido gobernante AKP y de la formación nacionalista kurda BDP mantuvieron el jueves concluyó sin acuerdo y sin que ambas partes lograran acercar posturas, por lo que los diputados del BDP seguirán por el momento boicoteando la Asamblea Nacional de Turquía.

El boicot que los diputados del BDP mantienen sobre el parlamento turco en protesta por las sentencias judiciales que han condenado a prisión a varios de sus diputados ha elevado la tensión desde las elecciones generales del pasado 12 de junio. Una tensión que se ha incrementado más si cabe con el ataque que miembros del PKK (a quien muchos en Turquía relacionan con el BDP) llevaron a cabo el jueves por la tarde y que causó la muerte de 13 soldados en la conflictiva región sureste del país.

Representantes del BDP y el AKP se reunieron por segunda vez el jueves para tratar de buscar una solución, pero el partido del primer ministro Erdoğan rechazó el texto presentado por la formación nacionalista kurda. «Ha sido evidente que las partes no estaban listas para combinar los dos (textos presentados) en uno solo… No habrá juramento (del cargo de los diputados del BDP) ni hoy ni mañana», declaró a la prensa la diputada del BDP Gültan Kışanak, a la salida de la reunión.

El diario turco Hürriyet afirmó que en el AKP la sensación es de frustración, y que desde el partido gobernante se apuesta por no mantener más contactos con el partido kurdo, cuya postura parece inasumible para el gobierno. En declaraciones hechas a los periodistas tras la reunión del jueves, Nurettin Canikli, vice presidente del grupo parlamentario del AKP, indicó que la principal razón que llevó al fracaso del encuentro fue la insistencia del BDP en que su diputado Hatip Dicle -cuya acta de diputado fue rechazada por la Junta Suprema Electoral (YSK) por vinculaciones con el terrorismo- pueda asumir su escaño, así como el resto de diputados que el BDP incluyó en sus listas y que se encuentran detenidos acusados de colaboración con el PKK.

Según explicó Canikli, el AKP explicó a los representantes de la formación nacionalista que cualquier medida legal que pueda aprobarse en el parlamento que haga referencia a la situación de Dicle sería anticonstitucional e interpretada claramente como una intervención en el poder judicial. Los representantes del AKP por contra hicieron énfasis en la reunión en que el fortalecimiento de las instituciones democráticas en Turquía mediante la redacción de una constitución totalmente nueva y consensuada entre todos los partidos es en estos momentos la mejor solución al conflicto. El BDP sin embargo mantuvo su postura dciendo que todos sus diputados deben poder estar presentes en el parlamento, o de lo contrario mantendrá el boicot.