Erdoğan llega a Madrid para participar en la cumbre España-Turquía

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan llegó ayer domingo a Madrid para asistir este lunes a la II Cumbre Anual España-Turquía, en la que participará también el presidente del gobierno español.

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan llegó ayer domingo a Madrid para asistir este lunes a la II Cumbre Anual España-Turquía, en la que participará también el presidente del gobierno español Jose Luis Rodríguez Zapatero junto con numerosos ministros de ambos países.
Erdoğan llega a España con una apretada agenda, ya que, además de participar en la cumbre tiene previsto entrevistarse con el Rey, pronunciar una conferencia en el Foro Nueva Economía, y viajará además a Sevilla para recoger un premio por su contribución al diálogo entre culturas. Desde allí el primer ministro turco se desplazará a Córdoba en visita privada, para regresar a Turquía ya a última hora del martes 23.
 
La cumbre que se celebra hoy es continuación de la que se celebró por primera vez en abril de 2009 en Estambul, y busca dar continuidad a los acuerdos alcanzados entonces. Turquía se ha convertido en los últimos años en un socio estratégico para España, pereo además la reunión en esta ocasión coincide con la presidencia semetral española de la UE, por lo que es previsible que buena parte de los temas que tratarán ambos gobiernos girarán en torno a la cuestión de las negociaciones de adhesión que mantiene Ankara con Bruselas. España, independientemente del partido en el poder, ha defendido siempre la adhesión de Turquía a la UE.
 
El primer ministro Erdoğan viaja a España acompañado de 10 de sus ministros para asistir a esta nueva cumbre bilateral, mientras que por parte española acudirán seis ministros del gabinete de Zapatero. Está previsto que ambos gobiernos firmen sendos acuerdos sobre salud y diplomacia. Fuentes diplomáticas turcas definen la cumbre de este lunes como un gesto muy importante de Madrid hacia Ankara, ya que esta es la única cumbre bilateral que España mantendrá con otro país durante su presidencia de la Unión Europea.
 

Turquía, España y la UE

El hecho es que España confía en poder abrir durante su presidencia al menos dos nuevos capítulos de las negociaciones entre Turquía y la UE, relativos a seguridad alimentaria y educación. Fuentes diplomáticas españolas subrayan que el objetivo es «mantener un ritmo, no parar», y demostrar así a los países más reticentes al ingreso de Turquía como Francia o Alemania que Turquía está dispuesta a llevar a cabo reformas a pesar de los obstáculos que afronta dentro y fuera del país. Desde el ministerio de exteriores español se recuerda además las dificultades que también tuvo que sufrir España cuando negociaba su ingreso en la UE, y cómo Francia por entonces también bloqueó esas negociaciones.
 
El gobierno español destaca el potencial de las relaciones comerciales con un país de más de setenta millones de habitantes, y apuesta por impulsar las inversiones españolas en áreas como la energía y las infraestructuras, que están experimentando un gran empuje en Turquía. Ahora mismo hay ya importantes proyectos en marcha liderados por empresas como OHL -que trabaja en un tramo del tren de alta velocidad que unirá Estambul y Ankara-, Indra o Técnicas Reunidas. El volumen de intercambio comercial entre ambos países superó los 5.000 millones de euros en 2009 a pesar de la crisis, con un saldo ligeramente favorable a Turquía.
Desde el gobierno español se hace además hincapié en el «excelente» estado de las relaciones con Turquía, país copatrocinador de la Alianza de Civilizaciones, destacando las privilegiadas relaciones que Turquía tiene con varios de los actores implicados en el proceso de paz de Oriente Medio, así como con Irak, Irán o los Balcanes.