Erdoğan: \’\’La nueva Constitución podría estar terminada a finales de marzo\’\’

El primer ministro turco afirmó que en caso de no lograrse un consenso sobre el nuevo texto constitucional podría someter a referéndum un borrador de Constitución.

 

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan afirmó esta semana que la tarea para redactar una nueva constitución para el país que sustituya a la que está actualmente en vigor y que la mayor parte de las fuerzas políticas consideran obsoleta podría estar probablemente concluida a finales del próximo mes de marzo, y que podría ser sometida a un referéndum popular.

En declaraciones hechas el miércoles 30 de enero ante diputados de su partido AKP, Erdoğan abogó por un texto constitucional nuevo basado en el consenso entre las fuerzas políticas representadas en la Asamblea Nacional Turca (parlamento) pero no dudó en mostrarse dispuesto a recurrir a las urnas si fuera necesario para sacar adelante la nueva carta magna.

«Si no se puede acordar la (nueva) Constitución, entonces la someteré a referéndum… En cuanto tengamos la suficiente fuerza para un referéndum, la llevaremos ante el pueblo», dijo el primer ministro y líder del AKP, que cuenta con mayoría en el parlamento turco.

En línea con estas declaraciones el vice primer ministro Bekir Bozdağ hacía al día siguiente un llamamiento a todas las fuerzas políticas parlamentarias para preparar sus propios borradores de texto constitucional y tenerlos listos en el supuesto de que la comisión parlamentaria creada al efecto no pueda consensuar un texto único entre todos los partidos para finales de marzo.

«El partido AK tiene su propio borrador (de constitución), y si los cuatro partidos (representados en la comisión parlamentaria constitucional) no logran alcanzar un acuerdo sobre un texto, el AKP llevará su borrador al parlamento», explicó Bozdağ.

Los analistas coinciden en que será muy difícil que las principales fuerzas parlamentarias -AKP, CHP, MHP y BDP- puedan alcanzar en menos de dos meses un acuerdo sobre el nuevo texto constitucional; Erdoğan podría recurrir entonces para salir del impasse político sobre esta cuestión a presentar una propuesta ante la cámara que, en caso de no contar con los votos suficientes para su aprobación, podría ser sometida a referéndum en virtud de los recientes cambios en la actual constitución, algo para lo que el AKP sí podría contar con los votos mínimos necesarios.

Pasos vitales hacia la democratización

Durante su comparecencia del miércoles ante su grupo parlamentario, el primer ministro turco también se refirió a la reciente remodelación de su gabinete de gobierno -que incluyó a cuatro nuevos ministros- criticando tanto a la oposición como a medios de comunicación por analizar los cambios en términos de «castigos y recompensas».

«El gabinete (de ministros) no se forma para premiar con posiciones a los diputados, o para darles cargos. Se forma para servir al pueblo», enfatizó Erdoğan.

También se refirió a los recientes cambios introducidos en la legislación para permitir a los acusados en un juicio que puedan utilizar una lengua distinta al turco, calificándolo como «un paso vital hacia la democratización» y criticando igualmente el apelativo de «defensa en lengua materna» utilizado por la prensa para referirse a la reforma, que permitirá a muchos acusados vinculados al PKK usar el kurdo en los juicios que se siguen contra ellos, una de las principales reivindicaciones que motivó la huelga de cientos de presos del pasado año.

«No es una defensa en lengua materna… Es que los acusados se defiendan a sí mismos en las lenguas que quieran y se expresen mejor», dijo el primer ministro turco.