Erdoğan: \’\’Assad no puede enfrentarse a la voluntad de su pueblo\’\’

El primer ministro turco respondió a las acusaciones hechas hace unos días por el presidente sirio Bashar al-Assad, que acusó a Ankara de inmiscuirse en los asuntos de Siria por motivaciones políticas.

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan afirmó el viernes que el régimen sirio no podría continuar si continuaba ignorando las demandas de su pueblo, en respuesta a las acusaciones hechas esta semana por el presidente de Siria, Bashar al-Assad, durante una entrevista televisada en un canal público ruso.

«Más de 10.000 personas han sido asesinadas (en Siria). Hay tanques en las calles… No podemos decir 'Bashar, lo estás haciendo bien' «, dijo el mandatario turco durante una conferencia de prensa celebrada en la ciudad de Varna (Bulgaria) junto con los primeros ministros de Bulgaria y Qatar. «Yo declaro hoy claramente desde Bulgaria que Bashar no perdurará frente al deseo de su pueblo. Esto es así porque lo que la gente quiere se hará realidad, tarde o temprano», añadió Erdoğan.

Refiriéndose a las duras palabras que pronunció Assad contra Turquía y el gobierno turco durante una entrevista concedida hace unos días a una televisión rusa -Moscú es uno de los pocos aliados que apoyan aún al régimen sirio-, el primer ministro turco les restó importancia y dijo que era conveniente no prestar ninguna atención a las palabras dichas por un dirigente como Assad. «Bashar (al-Assad) debe saber que nosotros (Turquía) seguiremos al lado de los oprimidos (en Siria)», subrayó Erdoğan.

También se refirió a las polémicas declaraciones del líder sirio el presidente de Turquía, Abdullah Gül, que restó igualmente importancia a las palabras de Assad durante la entrevista, en la que dijo que algunos políticos de Turquía (en referencia al gobierno de Ankara) estaban «dejándose llevar por sueños» y «se consideran a sí mismos muy listos».

«Estas críticas son inaceptables», dijo Gül el jueves a la prensa poco antes de partir hacia la cumbre de la OTAN en la ciudad estadounidense de Chicago. «El problema no es entre Turquía y Siria, este es un problema entre Siria y su pueblo. Los incidentes relativos a los derechos humanos hoy día ya no son un asunto interno. Se han convertido en problemas de toda la comunidad internacional», declaró el presidente turco.