El mundo entero llora la muerte de Samaranch

La muerte del presidente honorario del Comité Olímpico Internacional (COI), Juan Antonio Samaranch, sorprendió el miércoles al mundo del deporte.

La muerte del presidente honorario del Comité Olímpico Internacional (COI), Juan Antonio Samaranch, sorprendió el miércoles al mundo del deporte y provocó reacciones que llegaron de todas las partes del globo, recordando la labor del hombre que más hizo por impulsar los juegos olímpicos y darles la relevancia internacional que tienen actualmente.
 
Samaranch, presidente honorario a perpetuidad del COI cuando dejó la presidencia de la institución en 2001, ingresaba el domingo en el hospital Quirón de Barcelona a causa de una insuficiencia coronaria aguda. Aunque la noticia en principio apenas tuvo eco en los medios, ayer miércoles al mediodía saltaba a los titulares tras conocerse que el estado de Samaranch era extremadamente grave, y finalmente que había fallecido víctima de una parada cardiorrespiratoria, a los 89 años de edad.
 
Muchos consideran ahora que las palabras que Samaranch pronunció durante la presentación de la candidatura de Madrid 2016 (que finalmente ganó Río de Janeiro), el pasado mes de octubre de 2009, acabaron siendo proféticas. «Queridos colegas, sé que estoy muy cerca del final de mis días. Tengo 89 años. Permitidme que os pida que toméis en consideración premiar a mi país con el honor y el deber de organizar los Juegos Olímpicos de 2016», dijo en aquella ocasión Samaranch, cuya desaparición supone la pérdida de uno de los grandes referentes del olimpismo mundial, cuyo mandato al frente del COI entre 1980 y 2001 fue el más largo después del barón Pierre de Coubertin, creador de los Juegos de la era moderna (1896-1925). Samaranch también se preocupó por la limpieza en el deporte; pero su logro que más fama le reportó, especialmente en su país natal, fue el haber conseguido la organización de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992.
 
Las reacciones no se hicieron esperar y llegaron tanto desde el mundo del deporte como de la política, especialmente desde España. El presidente del COI, Jacques Rogge, se mostró desconsolado tras conocer la noticia. «No encuentro palabras para expresar el desconsuelo de la familia olímpica», declaró Rogge, «Hemos perdido a un gran hombre, un mentor y un amigo que dedicó su vida, larga y plena, al olimpismo».
 
También desde otros países como Rusia o Francia llegaron palabras de elogio para Samaranch. El primer ministro ruso Vladimir Putin calificó al presidente honorario del COI como «un buen amigo de Rusia», y a su fallecimiento como «una muerte enorme e irrecuperable para la familia olímpica». Por su parte el presidente francés Nicolas Sarkozy alabó la figura de Samaranch en el movimiento olímpico. «Es el hombre que aumentó el poder en el movimiento olímpico abriéndolo a todos los deportes y todos los países», dijo Sarkozy en un comunicado.