El Estado Islámico reivindica el atentado con coche bomba en Arbil

El ataque contra el consulado de EE.UU. en el Kurdistán iraquí, que habría matado a un ciudadano turco, se produce pocas horas después de la muerte de un importante líder del grupo terrorista.

El autoproclamado Estado Islámico (IS) reivindicó el atentado con coche bomba que sacudió el viernes la capital de la Región Autónoma Kurda del Norte de Irak, Arbil, y que habría dejado varias víctimas incluyendo un ciudadano turco.

El grupo terrorista habría informado a través de una cuenta asociada en Twitter que su facción en Kirkuk “pudo detonar un coche bomba en el edificio del consulado de Estados Unidos en la ciudad (de Arbil), matando e hiriendo a muchos”.

Según fuentes policiales el ataque tuvo lugar frente a una cafetería operada por turcos y frecuentada por extranjeros, situada a pocos metros del consulado norteamericano. El local habría quedado destrozado a causa de la explosión, que dejó al menos tres muertos que no pudieron ser identificados inmediatamente a consecuencia de las quemaduras, si bien un empleado de la cafetería confirmó que una de ellas sería un ciudadano turco.

Otro turco y un estadounidense estarían también entre la media docena de heridos por el atentado, indicaron fuentes médicas. Varios disparos pudieron oírse inmediatamente después de la explosión, que dejó una columna de humo negro visible desde toda la ciudad.

Este ataque se produce poco después de que las autoridades de Irak confirmasen horas antes la muerte de Izzat Ibrahim al-Douri, antiguo número dos del régimen de Saddam Hussein y líder de la insurgencia sunní en el país. Al-Douri, buscado por Estados Unidos y considerado actualmente como uno de los líderes del Estado Islámico, habría muerto tras ser capturado por las fuerzas de seguridad iraquíes en la provincia de Saladin, al norte de Bagdad.