empleo y paro

El desempleo creció en Turquía hasta el 11,3%

Los datos de agosto representan el cuarto mes consecutivo de crecimiento del desempleo en Turquía, cuya economía arrastra aún las consecuencias de la incertidumbre sembrada tras el intento de golpe de Estado.

La tasa de desempleo en Turquía creció hasta el 11,3% durante el pasado mes de agosto, lo que representa un aumento de 1,2% en relación al mismo mes del año anterior, según datos publicados el martes por el Instituto Estadístico Turco (TÜİK).

De acuerdo al informe presentado por el organismo estadístico oficial de Turquía, el número de personas sin empleo mayores de 15 años se incrementó en 435.000 personas en agosto con relación a hace un año, hasta sumar 3,49 millones de desempleados.

Al mismo tiempo la tasa de paro creció en 0,6 puntos porcentuales en comparación al mes de julio de este año. Los datos de agosto representan un cuarto mes consecutivo de crecimiento del desempleo en Turquía, después de que el porcentaje de parados cayera al 9,3% en abril.

Los datos publicados por TÜİK muestran que el paro no agrícola creció en agosto un 1,3% en comparación con el mismo mes de 2015 hasta situarse en el 13,7%, mientras que el desempleo juvenil –que agrupa a las personas en el rango de edad entre los 15 y los 24 años- creció 1,6 puntos hasta alcanzar al 19,9%.

Otro dato negativo que se deriva del informe publicado el martes es que la tasa de empleo en Turquía cayó 0,1 puntos hasta situarse en el 46,7%, pese a que se generaron otros 323.000 puestos de trabajo, lo cual representa un indicador de que el número de demandantes de un trabajo en el período objeto de estudio ha superado la capacidad de creación de empleo de la economía turca.

Por otro lado la tasa de participación en la fuerza laboral creció en agosto 0,5 puntos en comparación con el mismo mes de 2015 hasta alcanzar el 52,6%, aumentando en ese intervalo en 759.000 personas hasta sumar 30,96 millones. El número de mujeres participando en la fuerza laboral del país se incrementó en ese período en un 1% hasta totalizar un 33,1%, mientras que entre los hombres permaneció sin cambios, lo que indica que las mujeres trabajando o demandando empleo fueron las principales impulsoras de ese crecimiento.

La semana pasada el ministro de Finanzas turco Naci Ağbal reconoció que el crecimiento económico se ha estancado a causa del impacto en la economía nacional de la incertidumbre política sembrada por el intento de golpe de Estado del 15 de julio y el estado de emergencia anunciado posteriormente, que está frenando tanto a los inversores como el gasto de los consumidores.

“Somos conscientes del problema. La economía se está ralentizando… Las cifras del tercer trimestre no han sido buenas”, dijo Ağbal durante una entrevista. Los datos de septiembre muestran que la producción industrial en Turquía decreció un 3,1% en relación a 2015, lo que ha llevado a los analistas a anunciar que la previsión oficial del gobierno de un crecimiento del PIB del 3,2% este año probablemente no se cumplirá.