Concluye el secuestro en Sidney con la muerte del secuestrador y de dos rehenes