Comienza el juicio contra el pianista turco Fazıl Say

El jueves se inició en Turquía el proceso contra el afamado pianista turco, al que la fiscalía pide año y medio de prisión por incitación al odio e insultos a los valores religiosos.

 

El jueves comenzó el polémico juicio en Turquía contra el renombrado pianista turco Fazıl Say, contra el que la fiscalía exige año y medio de prisión por insultos a la religión.

A principios del pasado mes de junio un tribunal de Estambul aceptó la demanda presentada contra el pianista, de 42 años y que ha tocado entre otras con la Filarmónica de Nueva York y la Orquesta Sinfónica de Belín, por comentarios reiterados hechos a través de su cuenta en la red social Twitter en la que insultaba y realizaba comparaciones ofensivas acerca de la religión y las personas creyentes.

Fazıl afronta una acusación por «incitación al odio» e «insultos a los valores religiosos de parte de la sociedad turca», y la acusación pide para él una sentencia de 18 meses de cárcel, aunque de acuerdo al Código Penal Turco (TCK) al no tener antecedentes no tendría que ir a prisión.

Sin embargo y al contrario de como se ha presentado por la prensa extranjera, la acusación contra Say no es por insultar al Islam ni a los musulmanes. Según el fiscal, el afamado pianista escribió varios comentarios ofensivos contra varias religiones, incluyendo no sólo el Islam sino también el cristianismo y el judaísmo, lo que constituye una violación contra varios apartados del Artículo 216 que prohíbe en Turquía la incitación al odio contra grupos religiosos, sociales o étnicos, así como «el insulto a los valores religiosos de parte de la sociedad».

El músico, que se declara «un ateo orgulloso de proclamarlo alto y claro», escribió recientemente unos comentarios en su cuenta de Twitter en los que decía: «Cualquiera que sea un estúpido o un ladrón, es un creyente en Dios. ¿Es esto una paradoja?». Anteriormente en la misma red social también se había burlado de la llamada a la oración en las mezquitas: «El muecín ha recitado la oración de la tarde en 22 segundos… ¿Por qué tanta prisa? ¿Por una amante? ¿Por una juerga con rakı (licor turco)?». En otros comentarios afirmaba que puesto que en el Cielo se prometía a los creyentes bebidas y mujeres bonitas por cometer buenas acciones, el Paraíso debía parecerse a un club nocturno o a un burdel.

El juicio contra el pianista ha desatado una amplia polémica tanto fuera como dentro de Turquía, donde se enfrentan las posturas de aquellos que consideran excesivos los habituales comentarios ofensivos contra la religión de un personaje público como Fazıl, y de los que defienden ante todo la libertad de expresión y creen que un caso como éste perjudica seriamente la imagen de Turquía.