Cientos de nadadores cruzan el Estrecho del Bósforo

Unas mil personas participaron en la 22ª edición de la carrera internacional que se disputa cada año para cruzar el Estrecho del Bósforo a nado y remo.

Unas mil personas participaron en la 22ª edición de la carrera internacional que se disputa cada año para cruzar el Estrecho del Bósforo a nado y remo entre Kanlıca -en el lado asiático- y Kuruçeşme, en el lado europeo de Estambul.
 
El evento, organizado cada año desde hace más de dos décadas por el Comité Olímpico Nacional Turco (TMOK), se celebró el domingo con la participación de 750 nadadores y 250 remeros de todo el mundo. El ganador de este año fue el nadador turco Emre Musluoğlu, que consiguió cruzar el Bósforo en un tiempo de 41 minutos y 20 segundos, seguido por el también turco Deniz Turan (que empleó 43 minutos) y el rumano Gabriel Moldoveanu, que quedó en tercer puesto con un tiempo de 44 minutos. En categoría femenina, el primer lugar fue para la búlgara Mariya Zlatkova, que logró cruzar el estrecho en 44 minutos y 52 segundos, quedando en cuarto puesto en la categoría general.
 
En total 613 hombres y 133 mujeres fueron elegidos para tomar parte en la competición de este año, para la que se habían presentado unas 3.000 peticiones. Todos los participantes que lograron finalizar la prueba recibieron un diploma de «nadadores intercontinentales», además de las medallas que fueron entregadas a los tres primeros participantes en la clasificación general.
 
Según destacaron los organizadores, a pesar de que en la carrera -una clásica ya de Estambul- participan atletas profesionales, el nivel de los participantes es muy variado tiñendo a menudo el evento de un ambiente puramente festivo donde lo que prima es la diversión, no la competición. Así, entre los participantes de este año se incluían discapacitados, amas de casa, artistas, e incluso un jubilado de 80 años. Quien no participó sin embargo en esta edición fue el ministro Kürşat Tüzmen, conocido por ser un excelente nadador y que sí tomó parte en ediciones pasadas.
 
Los responsables de la carrera afirman que no hay una competición de este tipo en todo el mundo, y que cada año son más las personas interesadas en participar. Recuerdan a modo de ejemplo que en la primera edición sólo hubo 68 inscritos, mientras que este año ya había más de mil solicitudes a los pocos días de quedar abierta la inscripción.