Casi 200 personas han muerto ahogadas este verano en Turquía

Muchos veraneantes ignoran las señales de advertencia o la prohibición de baño que existe en playas especialmente peligrosas, sobre todo en el Mar Negro, debido a las fuertes corrientes.

Un total de 184 personas perdieron la vida ahogadas en Turquía entre el 1 de junio y el 31 de agosto de este año, 85 de ellas niños, según datos publicados por la prensa turca, a pesar de todas las campañas y medidas de precaución tomadas en playas, piscinas, lagos y otras zonas de baño frecuentadas por los turistas.

Según informaciones publicadas por la agencia estatal de noticias Anatolia la mayor parte de los fallecidos por ahogamiento durante los meses de verano se produjo en el mar, con un total de 74 fallecidos en junio, julio y agosto; 24 de ellos eran niños, mientras que entre las víctimas hubo además 5 ciudadanos rusos, 5 sirios, un alemán, un uzbeko y un búlgaro.

Los lagos fueron el segundo lugar donde más personas fallecieron ahogadas durante el verano, con un total de 63 víctimas, incluyendo entre ellas 31 niños y 10 extranjeros, situándose los ríos en tercer puesto con 28 fallecidos, 20 de ellos niños. Canales de irrigación, piscinas y cascadas se cobraron el resto de víctimas, sumando en total 19 fallecidos, 10 de ellos menores y 2 extranjeros.

Las autoridades turcas han alertado a la población este verano para que evite nadar o bañarse en zonas especialmente peligrosas, destacando la costa del Mar Negro debido a la presencia habitual de grandes olas y fuertes vientos y corrientes, que a menudo arrastran sin remedio a los bañistas hacia el interior del mar.

A ello hay que sumar que muchos veraneantes y bañistas -especialmente en las playas de los alrededores de Estambul– ignoran las señales de advertencia o las prohibiciones que existen en muchas playas debido a la presencia de corrientes peligrosas.