BARROSO PIDE AL PARLAMENTO TURCO QUE SE CONCENTRE EN LAS REFORMAS PARA ENTRAR EN LA UE

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, llegó el jueves a Ankara en una visita de tres días en medio de una situación política tensa causada principalmente por la amenaza de ilegalización que pesa sobre el AKP, que obtuvo la mayoría absoluta en las últimas elecciones legislativas. Barroso llegó a la capital turca acompañado por el Comisario Europeo de la Ampliación, Olli Rehn, donde fueron recibidos en el aeropuerto por el Ministro de Exteriores turco, Ali Babacan.

A pesar de que la visita estaba preparada desde mucho antes de conocerse el procedimiento judicial contra el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), desde la oposición laica y nacionalista se ha visto la visita de Barroso con recelo, acusándolo de querer inmiscuirse en las decisiones de la justicia turca y en la soberanía de Turquía.

Tras su recibimiento en el aeropuerto de Esenboga, Barroso y Rehn se dirigieron al Mausoleo de Mustafa Kemal Atatürk, el fundador de la moderna Turquía, donde realizaron una ofrenda floral. Tras ello, Barroso mantuvo una reunión con el presidente turco Abdullah Gül en el Palacio presidencial de Çankaya, y posteriormente con el primer ministro, Recep Tayyip Erdoğan.

Erdoğan reiteró a Barroso que el objetivo de Turquía es la pertenencia plena a la UE y que no aceptará ninguna otra alternativa, como la Unión Mediterránea propuesta recientemente por el Presidente francés Nicolas Sarkozy. Erdoğan discutió con Barroso temas relacionados con las relaciones entre Turquía y la UE así como sobre el proceso de reformas, y expresó la determinación de Turquía de mantener las actuales negociaciones y alcanzar los criterios necesarios para abrir nuevos capítulos en la negociación, mostrando su deseo de que la visita de Barroso fuese un \»hito\» en el camino de Turquía a la UE. En referencia a la cuestión de Chipre, el presidente turco reiteró la determinación de su país de seguir dando pasos para asegurar un acuerdo pleno y justo bajo los auspicios de la ONU.

Discurso ante el Parlamento turco

El presidente de la Comisión Europea se dirigió posteriormente al Parlamento turco, donde pronunció un discurso en el que pidió a la Gran Asamblea Nacional de Turquía que se concentrara en las reformas aconsejadas por Bruselas, ya que es la vía que permitirá a Turquía llegar a ser miembro de la Unión Europea (UE).

Barroso comenzó su discurso diciendo que Turquía, una república secular y democrática con una población mayoritariamente musulmana perfectamente integrada con Europa, ofrecía una alternativa al fundamentalismo en el mundo. \»Fue Mustafa Kemal Atatürk quien creó este parlamento para que los turcos pudieran discutir su futuro y convertir a Turquía en una república moderna\», dijo Barroso.

Barroso recordó que el camino a la Unión tampoco fue fácil para otros países, como el Reino Unido, cuya adhesión fue rechazada en dos ocasiones; o como el caso de España y Portugal, que sólo fueron aceptados como miembros tras largas campañas negativas en otros países. Por ello Barroso insistió en que si Turquía terminaba el proceso de negociación sería aceptada con los votos de todos los países miembros y también con el suyo propio.

Barroso subrayó así mismo la importancia geoestratégica de Turquía como puente hacia los recursos de Asia Central y guardián de los estrechos del Bósforo y los Dardanelos, y afirmó que las relaciones turco-europeas se han ido profundizando desde la fundación de la UE, destacando que Turquía era miembro del Consejo de Europa y \»un prominente miembro\» de la OTAN.

\»Juntos contribuimos a un mundo más seguro. Sabemos que la profesionalidad y las capacidades del ejército turco son muy importantes\», dijo agradeciendo la contribución de Turquía con sus tropas a las misiones de la UE en Kosovo, Bosnia y el Congo.

Barroso quiso destacar también el papel de Ankara en sus relaciones con el mundo musulmán y como modelo alternativo al fundamentalismo: \»En nombre de la estabilidad y la democracia, Turquía está jugando un papel muy importante en la región más inestable del mundo\», señaló. \»Turquía tiene un importante papel en las relaciones con los Balcanes, Oriente Medio, Irán, Irak, y el mundo musulmán en general. Turquía tiene una gran importancia en el diálogo entre civilizaciones y religiones\».

Por su parte, los parlamentarios respondieron con aplausos al presidente de la Comisión cuando éste aseguró que la UE tiene puesta su atención en la amenaza terrorista contra Turquía y no dudó al definir al grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) como \»una organización, sin duda, terrorista\», asegurando que seguía estando incluida en la lista de redes terroristas de la Unión Europea. \»Estamos al lado de Turquía en su lucha contra el terrorismo\», dijo Barroso a los parlamentarios turcos.

Sin embargo, el Presidente de la Comisión Europea dijo también que los problemas del sureste de Turquía, de mayoría kurda, no se pueden solucionar sólo por medios militares, sino que se deben garantizar sus derechos culturales y políticos y fomentar el desarrollo socioeconómico de la región, algo en lo que ya está trabajando el gobierno del primer ministro Erdoğan.

Además, Barroso consideró el momento actual como una oportunidad que no debía dejarse escapar para la solución del problema de Chipre, aprovechando para pedir que Turquía abriese sus puertos y aeropuertos a los grecochipriotas, para que pudieran así continuar las negociaciones con la UE en los capítulos bloqueados por este motivo desde hace más de un año.

Respecto al debate sobre el laicismo en Turquía, aseguró que cada país europeo ha encontrado sus propias soluciones y que la UE no interferiría en este asunto. Barroso defendió la importancia de poder expresar todas las ideas que no defiendan la violencia, y consideró que Turquía ha realizado reformas \»impresionantes\», pero que aún le falta progresar en ellas así como en la democratización de las relaciones entre el poder civil y militar.

Tras su discurso en el Parlamento turco, Durao Barroso se reunió con el líder del CHP, Deniz Baykal, con el líder del Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), Devlet Bahceli, y con varios diputados kurdos del DSP.