Al menos 32 muertos en Turquía por consumir alcohol adulterado

Continúan aumentando los fallecidos en Turquía por consumir metanol, usado para fabricar alcohol ilegal. Los expertos alertan que el alcohol metílico puede producir ceguera y la muerte.

El número de muertos por consumir alcohol adulterado en Turquía se eleva ya al menos a 32 personas, después de que en las últimas horas se hayan producido nuevos fallecidos en varias provincias del país.

Según las últimas informaciones publicadas en medios turcos, en la provincia de İzmir -la tercera más poblada de Turquía- son ya 16 los fallecidos por beber alcohol ilegal, mientras continúan en estado grave y bajo tratamiento hospitalario decenas de personas más, por lo que el número de fallecidos podría aumentar en las próximas horas.

En Mersin, al sur del país, 5 personas que habían ingresado graves en el hospital con síntomas de haber consumido alcohol adulterado fallecieron en las últimas horas, mientras que otras 7 personas murieron por las mismas circunstancias en Kırıkkale. También se ha informado de un fallecido en la provincia de Estambul, otro en Aydın, y dos más en la localidad turística de Bodrum, en la provincia de Muğla.

Tras los últimos fallecimientos, la policía han llevado a cabo varias operaciones contra la producción de alcohol ilegal después de que se descubriera que varios de los fallecidos habían consumido bebidas de fabricación casera hechas a base de alcohol metílico.

El consumo de alcohol metílico produce ceguera, e incluso la muerte

Los médicos advierten que incluso un solo vaso de alcohol adulterado fabricado a base de alcohol metílico o metanol resulta letal. El metanol se usa principalmente como disolvente de pintura, como limpia cristales o para la producción de perfumes; a pesar de que resulta extremadamente tóxico para el ser humano, se usa frecuentemente en la producción de alcohol ilegal debido a que es más barato y más fácil de obtener que el alcohol etílico.

Otro problema con el que se encuentra el personal sanitario en Turquía a la hora de detectar el consumo de alcohol adulterado es que no siempre es fácil detectar los síntomas a tiempo. «Los síntomas normalmente se producen entre 10 y 24 horas después de consumirlo; se empieza a sufrir dolores de cabeza y pérdida de visión. Tan pronto como sientan estos síntomas, que son diferentes a los del consumo de alcohol normal, deben buscar ayuda médica. Si no se trata a tiempo, puede producir muerte o ceguera», advierten los expertos.