Turquía reforestará los bosques quemados por los incendios en Hatay

Un grupo vinculado al PKK, los «Hijos del Fuego», ha reivindicado los últimos incendios en Turquía, que llegaron a afectar a varias casas obligando a evacuar a cientos de personas.

Ni un sólo metro cuadrado de los bosques quemados por los incendios que sufrió la semana pasada la provincia de Hatay, al sur de Turquía, y sobre los que el gobierno investiga si detrás podría estar el grupo terrorista PKK, será usado para otro propósito que no sea la reforestación, ha asegurado el ministro de Agricultura y Bosques del país, Bekir Pakdemirli.

En declaraciones hechas el martes, el ministro anunció que las áreas afectadas por los incendios que han afectado a los distritos de Samandağ y Belen de la provincia de Hatay pronto serán reforestadas con 5 millones de nuevos plantones de árboles, al tiempo que pidió a los ciudadanos que participen en la iniciativa pública «Respira en el futuro» para replantar cientos de hectáreas y luchar así contra la desertificación y el cambio climático.

Al menos cuatro personas han sido detenidas por los incendios desatados recientemente en la provincia de Hatay, fronteriza con el noroeste de Siria, que obligaron a evacuar a cientos de personas al extenderse cerca de zonas residenciales, y de los que hay claros indicios de haber sido provocados. Según algunos medios turcos un grupo vinculado al PKK y que se autodenomina «Hijos del Fuego» -que el año pasado ya se responsabilizó de provocar unos 30 fuegos por todo el país- estaría detrás de estos incendios.