Öcalan alaba las protestas de Taksim pero advierte contra su manipulación

El líder histórico del PKK advirtió contra el riesgo de que grupos ultranacionalistas o partidarios de tramas golpistas como Ergenekon se aprovechen de las protestas para sus propios fines.

Abdullah Öcalan alabó el viernes las protestas que se han sucedido estos días en Turquía por la remodelación de la emblemática Plaza Taksim de Estambul, pero advirtió no obstante del peligro de que éstas se vean manipuladas por grupos ultranacionalistas y afines a tramas golpistas como Ergenekon, que podrían aprovecharse de los acontecimientos para sus propios fines.

El líder del grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), incluido en la lista de organizaciones terroristas por Estados Unidos y la Unión Europea, hizo estas declaraciones desde la prisión de İmralı donde cumple cadena perpetua desde 1999 a través de un comunicado entregado a dos diputados del partido nacionalista kurdo BDP, que viajaron a İmralı para visitarle como parte de las negociaciones entre el PKK y el gobierno turco para poner fin a las actividades del grupo terrorista en el sureste de Anatolia.

En el mensaje entregado a la delegación –compuesta por el copresidente del BDP Selahattin Demirtaş y la vice presidenta del grupo parlamentario del partido, Pervin Buldan- Öcalan expresó sus reflexiones acerca de las protestas por el Gezi Park de Taksim calificándolas de significativas e importantes, aunque advirtiendo a “demócratas, revolucionarios, patriotas y progresistas” que no deben permitir que grupos partidarios de tramas ultranacionalistas y golpistas como Ergenekon se aprovechen de las protestas para difundir e imponer sus consignas.

“Encuentro la resistencia (contra la reforma de Taksim) significativa y la aplaudo. Por todos los medios esta postura ha creado una ruptura política”, dijo Öcalan a través de la carta leída por Demirtaş ante los periodistas tras su regreso de la isla de İmralı.

“(No obstante) nadie debería dejar que se le utilice por círculos nacionalistas o favorables a un golpe de estado. Los círculos demócratas, revolucionarios, patriotas y progresistas no deben dejar que este movimiento se les escape de su control”, añadió Öcalan en el escrito, en el que además se refirió al proceso de paz puesto en marcha a finales del año pasado entre el PKK y Ankara asegurando que estaba haciendo todo lo que estaba en su mano para poner fin al conflicto, y que era responsabilidad del gobierno hacer lo mismo.

La visita del viernes fue la sexta que realiza una delegación de representantes de diputados kurdos de la Asamblea Nacional Turca a Öcalan como parte del denominado en Turquía “proceso de İmralı”. La primera de esas visitas tuvo lugar el pasado 4 de enero con la participación del diputado independiente y presidente del Congreso de la Sociedad Democrática (DTK) Ahmet Türk y del diputado del BDP Ayla Akat Ata.

Desde el 21 de marzo, coincidiendo con la celebración de la festividad del Nevruz, el PKK ha declarado un alto al fuego y ha iniciado la retirada de sus militantes armados de territorio turco hacia sus bases en el norte de Irak a instancias de Öcalan.

Por otro lado durante la conferencia de prensa organizada el viernes tras el viaje a la isla prisión de İmralı, el copresidente del BDP criticó la actitud del gobierno respecto a las visitas de miembros de su partido al líder histórico del PKK y dijo que el ejecutivo del AKP no debería intervenir en la decisión de quién forma parte de las delegaciones del BDP que visitan a Öcalan en prisión. “Si el gobierno continúa su enfoque (sobre esta cuestión) de este modo, tendremos que considerar también nuestro propio enfoque”, subrayó Demirtaş.