Miles de alfombras hechas a mano expuestas al sol en un pueblo turco

En Karataş, un pequeño pueblo turco en la provincia mediterránea de Antalya, los comerciante locales reúnen cada año miles de alfombras hechas a mano procedentes de toda Anatolia para exponerlas al sol, como parte de un proceso de decoloración y desinfección antes de ser exportadas. Tras la recogida de la cosecha de trigo, cada alfombra es expuesta sobre los campos 15 días al sol por cada lado, desinfectada y reparada. En pleno verano pueden llegar a sumar 15.000 alfombras y ocupar como 15 campos de fútbol.