Ángela Merkel en Turquía: »Las negociaciones continúan»

La canciller alemana Angela Merkel, que llegó este lunes a Turquía en visita oficial, reiteró que las negociaciones para la entrada de Turquía en la UE continúan abiertas.

La canciller alemana Angela Merkel, que llegó este lunes a Turquía en visita oficial, reiteró que las negociaciones para la entrada de Turquía en la UE continúan abiertas y aseguró que su propuesta de una «asociación privilegiada» sólo pretendía subrayar los lazos especiales que Ankara mantiene con Europa.
En una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdoğan, Merkel quiso rechazar las críticas que le acusaban de querer «cambiar las reglas del juego» a propósito de las negociaciones en curso entre Turquía y la Unión Europea, y lamentó que su propuesta de una asociación privilegiada para el país euroasiático hubiese sido percibida en Turquía como algo negativo. «Pero las negociaciones continúan, y no tienen fecha límite», añadió la canciller alemana, para quien el paso más importante que debería tomar Ankara en estos momentos es resolver el problema de Chipre.
Esta es la segunda visita que Angela Merkel realiza a Turquía desde que fue elegida canciller (la anterior tuvo lugar en octubre de 2006). La visita de Merkel viene precedida sobre todo de dos importantes polémicas. Por un lado, la propuesta que defendió en su día firmemente la canciller alemana y que fue igualmente rechazada tajantemente por Ankara de proponer una asociación privilegiada para Turquía en lugar de su ingreso como miembro de pleno derecho. Por otro lado, la controversia suscitada después de que Erdoğan pidiera la apertura de escuelas turcas en Alemania para facilitar la integración de los tres millones de turcos que viven allí.
 
A este respecto, el primer ministro turco subrayó que desde hace tiempo existen varias escuelas en Turquía que imparten clases en alemán y que casi se ha completado la construcción de una universidad turco-alemana en Estambul. Aunque las primeras declaraciones de Merkel al respecto apuntaban a otra negativa tajante, a su llegada a Turquía la canciller matizó su posición y declaró que podría estudiarse la posibilidad de abrirse escuelas turcas en Alemania, aunque sin que ello implicara que los turcos que allí residen no debieran aprender alemán. Una propuesta similar hecha en 2008 por Erdoğan recibió entonces un claro jarro de agua fría por parte de Merkel, que dijo en aquella ocasión que los inmigrantes turcos debían aceptar el estilo de vida alemán.
 
Otro de los temas que los dos líderes debatieron durante el día de ayer fue el controvertido programa nuclear iraní. Erdoğan reiteró la posición de Turquía, que apuesta por la vía diplomática y mantener las negociaciones y considera que cualquier sanción añadida contra Teherán será contraproducente. Merkel por contra pidió al gobierno turco que apoye la propuesta de los países occidentales de aprobar nuevas sanciones contra el régimen iraní en la próxima reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, del que ambas naciones forman parte.
 

Importantes socios comerciales

Pero no todo ha sido política en la visita de Merkel. La canciller alemana ha centrado buena parte de su viaje a Turquía en fomentar los ya importantes lazos comerciales entre los dos países; prueba de ello es la presencia en la delegación que acompañó a la canciller de un buen número de empresarios alemanes. Las exportaciones alemanas a Turquía sumaron 15.000 millones de euros en 2008, lo que convierte al país euroasiático en un mercado para la locomotora alemana más importante que Japón.
 
Uno de los temas importantes que Merkel trató con Erdoğan fue la construcción del gaseoducto Nabucco, que a través de Turquía proveerá gas procedente del Mar Caspio a Europa Occidental, incluyendo Alemania, con el objetivo de disminuir la dependencia de la UE del gas ruso. Además Merkel y Erdoğan asistieron a un Foro de Negocios Turco-Alemán organizado en Estambul, donde la canciller alemana aprovechó para reunirse con el ministro de exteriores Ahmet Davutoğlu y ya más tarde para visitar el museo de Santa Sofía y la Mezquita Azul.