La bolsa reacciona a la baja tras las palabras de Erdoğan

La negativa del primer ministro a dar marcha atrás en su proyecto sobre el parque Gezi causó una significativa bajada en la bolsa y la lira turca.

La economía, uno de los activos principales del actual gobierno turco, no es ajena a las protestas que están teniendo lugar estos días en el país euroasiático. La bolsa, la deuda y la divisa turca reaccionaron negativamente a las palabras del dirigente turco pronunciadas el jueves, en las que se mostró firme sobre el proyecto para la Plaza Taksim y dijo que su gobierno no cedería ante las protestas. 

La sesión en la Bolsa de Estambul se mantuvo estable en la zona de los 78.500 puntos durante gran parte del día hasta cerca de las 15:15 hora local, cuando el primer ministro hizo unas declaraciones en Túnez -donde se encontraba de visita oficial- en las que se reafirmaba en sus planes para transformar el parque Gezi de Estambul, causa original de las protestas.

Sus palabras causaron al instante que la bolsa llegase a caer hasta los 73.000 puntos, lo que supuso una rebaja cercana al 8% hasta alcanzar su valor más bajo en lo que va de año. Antes del fin de la sesión, el mercado se recuperó y rozó los 76.000. Así pues, durante la jornada del jueves, la Bolsa de Estambul perdió cerca del 4,7% de su valor.

Algo parecido pasó con la deuda pública y la divisa turca. El bono referencia a dos años subió desde el 6,42% al 6,78%. Por su parte la lira turca perdió terreno frente al dólar, pasando de 1,8850 liras turcas por dólar, antes de las declaraciones del primer ministro, a 1,9079, el valor más alto registrado desde diciembre del 2011. El cambio entre la lira turca y el euro experimentó la misma dinámica, y varió de 2,1780 a 2.2050, el valor más alto desde octubre de 2011.  

Las protestas están afectando a uno de los caballos de batalla del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP): la economía. El lunes la bolsa turca ya cayó un 10,47% en lo que supuso el mayor desplome bursátil desde la grave crisis financiera que vivió Turquía en 2001.