58 activistas de Greenpeace detenidos en Ankara

La policía turca detuvo a 58 activistas de Greenpeace que realizaron una acción de protesta en Ankara contra los planes del gobierno para construir dos centrales nucleares.

La policía turca detuvo a 58 activistas de Greenpeace que realizaron una acción de protesta en Ankara contra los planes del gobierno para construir dos centrales nucleares en las provincias de Sinop y Mersin.
 
La protesta tuvo lugar el martes frente a la sede de la Asamblea Nacional Turca en Ankara. Decenas de activistas se concentraron frente a el edificio del parlamento turco portando pancartas en las que podían leerse eslóganes como «No queremos ninguna central de energía nuclear», «No a acuerdos de energía sucia (en referencia al acuerdo entre Rusia y Turquía para construir las centrales)», «Turquía no quiere energía nuclear», o «No queremos ninguna guerra nuclear».
 
Tras desplegarse frente a la sede parlamentaria en la capital turca, rápidamente aparecieron en el lugar varios agentes de policía que advirtieron a los activistas de la organización ecologista que no tenían autorización y debían dispersarse pacíficamente. Tras negarse a abandonar la protesta, los miembros de Greenpeace fueron detenidos sin oponer resistencia y trasladados al Departamento de Policía de Ankara, donde permanecieron bajo custodia policial.
 
Según informó la prensa turca, se han incrementado las medidas de seguridad en el exterior del parlamento en Ankara para evitar nuevas protestas similares. Además según estas mismas fuentes la organización ecologista internacional habría recogido ya unas 170.000 firmas de ciudadanos turcos mostrando su oposición a la construcción de centrales nucleares en Turquía.