Muere un practicante de salto BASE en el este de Turquía al fallar su paracaídas

La víctima, un ciudadano estadounidense de 37 años, falleció al caer desde 2.500 metros de altura después de que su paracaídas no se abriese tras practicar el vuelo con un traje aéreo sobre un cañón.

Ian Flanders, un ciudadano estadounidense que participaba desde el lunes en varios saltos con traje aéreo en el distrito de Kemaliye de la provincia turca de Erzincan, falleció el martes trágicamente al caer desde una altitud de 2.500 metros a causa de un fallo en su paracaídas.

Flanders participaba junto con otros saltadores de varios países en el Festival Internacional de Cultura y Deportes de la Naturaleza en Kemaliye, al este de Turquía, donde se ubica uno de los mayores cañones naturales del mundo; allí los participantes saltaban desde una altura de 600 metros hasta alcanzar velocidades cercanas a los 200 kilómetros por hora en una modalidad conocida como salto BASE, que consiste en saltar con paracaídas desde un lugar fijo y no desde una aeronave. Dentro del paracaidismo, el traje aéreo o wingsuit constituye a su vez una modalidad que permite al saltador planear antes de accionar el paracaídas.

Según informaron medios turcos, Flanders, de 37 años de edad, se precipitó al suelo sin remedio después de que al parecer las cuerdas de su paracaídas se enredaran en sus piernas durante el descenso, yendo a caer su cuerpo en el río Karasu. Pese a que fue recuperado por una embarcación y trasladado de inmediato al hospital de Kemaliye, los médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida.

La 37ª edición del festival que se celebra en Kemaliye concluye este miércoles, y la práctica del salto con paracaídas se realiza en el Karanlık Kanyon (Cañón Oscuro), un lugar muy conocido en los últimos años por los practicantes de este deporte por ser un lugar ideal para este tipo de saltos.