Un autobús explota en Estambul tras chocar con un puente

El suceso pudo acabar en tragedia de no ser porque en ese momento el autobús, propulsado por gas comprimido, viajaba sin pasajeros. La explosión fue de tal violencia que el depósito fue lanzado a 300 metros de distancia.

Un autobús público se incendiaba y posteriormente explotaba el domingo por la mañana en Estambul tras impactar con la parte inferior de un paso elevado de ferrocarril en el distrito europeo de Fatih, en lo que pudo haber sido una tragedia de no ser porque en esos momentos el vehículo viajaba sin pasajeros.

El suceso se producía en torno a las 7:00 de la mañana hora local (6:00 CET) en la zona de Yenikapı, cuando el autobús, propulsado por gas natural comprimido (GNC), chocó con el techo al atravesar un túnel sobre el que circulaba una vía de tren suburbano, de 2,8 metros de altura.

El impacto provocó un incendio que acabó afectando al tanque de GNC, provocando una gran explosión que envolvió el vehículo en llamas. Para cuando los bomberos llegaron pocos minutos después el autobús era ya una bola de fuego, llegando incluso a producirse una segunda explosión cuando los equipos de extinción de incendios trabajaban en el lugar, según informaron medios turcos.

El incidente pudo haber provocado numerosas víctimas de no ser porque a esa hora únicamente el conductor, Yakup Tunç, se encontraba a bordo; Tunç pudo salir a tiempo del autobús pero sufrió heridas y quemaduras, siendo trasladado en ambulancia a la provincia de Kocaeli debido a que en esos momentos no había ninguna unidad de quemados disponible en Estambul.

De la violencia de la explosión que se produjo da cuenta el hecho de que el depósito de gas comprimido del autobús apareció a 300 metros de distancia, donde impactó contra un minibús que se encontraba parado en un semáforo aunque afortunadamente sin provocar heridos.