Turquía despide a los dos pilotos del avión derribado por Siria

Una ceremonia se celebró en la base aérea de Malatya desde la que despegaron los dos piltos el pasado 22 de junio, después de que sus cuerpos fueran recuperados el jueves del fondo del mar con la ayuda del buque oceanográfico Nautilus.

Los dos pilotos del avión que fue derribado el pasado 22 de junio por el ejército sirio cuando volaban a bordo de un caza F-4 de las fuerzas aéreas turcas en misión de reconocimiento, fueron enterrados el viernes en una emotiva ceremonia que se celebró en la provincia suroriental de Malatya, un día después de que se recuperaran sus cuerpos del fondo del Mar Mediterráneo.

El lugar elegido para el acto oficial en memoria del capitán Gökhan Ertan y el teniente Hasan Hüseyin Aksoy fue la base aérea del ejército en Erhaç (Malatya), de donde ambos despegaron dos semanas atrás en un vuelo del que nunca regresarían. A la ceremonia asistieron entre otras autoridades el presidente del parlamento turco, Cemil Çiçek, el primer ministro Recep Tayyip Erdoğan, el líder del principal partido de la oposición (CHP) Kemal Kılıçdaroğlu, el ministro de defensa İsmet Yılmaz y el Jefe del Estado Mayor, el general Necdet Özel, así como las familias de los dos fallecidos. El evento comenzó con un minuto de silencio, seguido de oraciones y del ofrecimiento de las condolencias a los familiares por parte del primer ministro turco y de otros miembros del gobierno y las fuerzas armadas.

Los cuerpos de Ertan y Aksoy fueron recuperados el jueves del fondo del mar gracias al E/V Nautilus, un barco de exploración oceanográfica propiedad de Robert Ballard, famoso por su descubrimiento de los restos del buque Titanic. Según indicó la prensa turca, los restos mortales de los dos pilotos se encontraron a 8,6 millas náuticas de la costa siria y a una profundidad de 1.260 metros, no muy lejos de los restos del avión, que se había fragmentado en ocho piezas distintas.

Por otro lado, según informó el diario turco Hürriyet el viernes, de acuerdo a las autopsias que les fueron practicadas a los dos pilotos el jueves por la noche se ha podido saber que éstos se encontraban aún vivos después de que el avión fuera alcanzado por las fuerzas sirias, pero murieron en el acto a causa del fuerte traumatismo experimentado al chocar el aparato contra el agua.