\’\’No quiero que mi país vaya a la guerra por mi hijo\’\’, dice el padre de uno de los pilotos

Ali Ertan, padre de uno de los dos pilotos que volaban en el caza derribado el viernes por siria, expresó su deseo de que lo ocurrido no derive en un conflicto pese a ser consciente de que su hijo podría haber muerto.

Ali Ertan, padre del capitán Gökhan Ertan, uno de los dos pilotos que viajaban a bordo del caza F-4 Phantom que volaba el viernes en misión de pruebas cuando fue derribado por las defensas antiaéreas sirias, declaró a un canal de la televisión turca que aunque sabe que su hijo podría haber muerto no desea que su país vaya a la guerra con Siria por su culpa.

En unas declaraciones hechas el lunes al canal de televisión Samanyolu Haber desde su casa en la provincia de Malatya, en la Anatolia Oriental, Ali agradeció expresamente a todos cuantos se habían interesado por su hijo, incluyendo al primer ministro y a los líderes de los principales partidos políticos, pero expresó su deseo de que lo ocurrido no derive en una guerra con Siria.

«Turquía no es un país que vaya a la guerra porque otro país mate a uno de sus pilotos. No sería apropiado que un país fuese a la guerra por un piloto, un avión, o 50 aviones», declaró Ali en una actitud muy serena, pese a reconocer que es consciente de que su hijo muy posiblemente pueda haber fallecido tras ser derribado el avión en el que volaba.

«Puede que mi hijo haya muerto… Pero lo que importa es que sirvió a su país», dijo Ali. «Soy un hombre de fe, y por eso no creo que mi hijo ni ningún otro mártir (militares fallecidos en acto de servicio) esté muerto. Ellos están vivos, y entre nosotros».

Osman Aksoy, el padre del otro piloto que volaba en el F-4 que fue abatido el viernes -el teniente Hüseyin Aksoy- también habló el lunes para los periodistas desde su casa en el distrito estambulita de Bağcılar, situado a las afueras de la parte europea de la ciudad. Osman, que sigue minuto a minuto por la televisión la última hora sobre lo ocurrido y las informaciones sobre las operaciones de rescate, dijo que su familia aún conservaba la esperanza de que su hijo apareciese con vida y regresará a casa.

Según declaró a la prensa, pudo hablar con su hijo por teléfono tan sólo tres días antes de que ocurriera el terrible suceso. «Seguimos las noticias por televisión, y mantenemos arriba nuestras esperanzas», dijo Osman, quien criticó además al gobierno sirio por atacar un avión que volaba en un tipo de misión pacífica y que es muy frecuente. «Ese tipo de vuelos ya se habían hecho antes», aseguró.