El Vaticano acoge una ceremonia sufí de derviches giradores