El hombre más alto del mundo sienta la cabeza

Sultan Kösen, inscrito por el Libro Guinness de los Récords como el ser humano más alto del planeta, cumplió el domingo su sueño de casarse con una ceremonia celebrada en su ciudad natal de Mardin.

Sultan Kösen, registrado por el Libro Guinness de los Récords como el ser humano más alto del mundo, logró el pasado fin de semana cumplir uno de sus sueños al casarse el domingo en su ciudad natal de Mardin, al sureste de Turquía.

La novia, Merve Dibo, una joven de 20 años de edad oriunda de la ciudad siria de Hasaka -situada al otro lado de la frontera con Turquía- y cuya cabeza apenas sobrepasa la cintura de Kösen, aseguró en declaraciones a la prensa haber encontrado «al amor de mi vida».

Un total de seis metros de tela fueron necesarios para confeccionar el traje de más de dos metros y medio de largo de Kösen, quien además de viajar por todo el mundo con los Récords Guinness también protagonizó en su día un documental titulado «El hombre más alto del mundo: en busca del amor», después de confesar hace unos años que uno de sus mayores deseos era casarse.

A sus 30 años de edad, Sultan Kösen -oriundo de la provincia de Mardin- ostenta desde 2009 el título oficial del Record Guinness como el hombre más alto del mundo, y es uno de los escasísimos seres humanos del planeta (10, según datos oficiales) que han registrado un crecimiento por encima de los 2´44 metros de estatura.

La primera vez que viajó fuera de Turquía fue precisamente cuando en 2009 la organización del Guinness le invitó a acudir a Londres para anunciar su nuevo récord. Desde entonces ha estado recibiendo un tratamiento médico para inhibir su desarrollo corporal, pese a lo cual su altura alcanza los 2 metros 51 centímetros y sólo una de sus manos mide cerca de 30 centímetros.