El gobierno turco prolonga otros tres meses el estado de emergencia

Turquía declaró el estado de emergencia en julio de 2016 tras el intento de golpe de Estado que sacudió el país, y que dejó 250 muertos y más de 2.200 heridos. Desde entonces el gobierno ha prolongado la medida en cuatro ocasiones.

El gobierno turco anunció el lunes su decisión de prolongar por otros tres meses más el estado de emergencia que rige en Turquía desde el fallido golpe de Estado perpetrado el 15 de julio de 2016, según anunció el ministro portavoz del ejecutivo del AKP, Bekir Bozdağ: una decisión que se produjo después de que el Consejo de Seguridad Nacional (MGK) recomendara extender la medida excepcional que rige desde hace 15 meses en el país.

“El estado de emergencia impuesto en todo el país como parte de la lucha contra todas las organizaciones terroristas, principalmente FETÖ (siglas con las que las autoridades turcas denominan a la secta de Fethullah Gülen), el PKK/PYD-YPG, y el Daesh, fue analizado, y se decidió aconsejar al gobierno la extensión del estado de emergencia para mantener la continuidad de las medidas para proteger el principio del Estado de derecho y las libertades y derechos de nuestros ciudadanos”, informó en un comunicado el MGK tras la reunión celebrada el lunes.

Turquía declaró el estado de emergencia el 21 de julio de 2016 tras el intento de golpe de Estado que sacudió el país y que dejó 250 muertos y más de 2.200 heridos, cuando una facción del ejército intentó hacerse con el poder en el país y asesinar al presidente turco Recep Tayyip Erdoğan: una intentona golpista de la que se responsabiliza al clérigo islámico Fethullah Gülen como su principal instigador.

Desde entonces el ejecutivo turco aconsejado por el MGK ha prolongado la medida hasta en cuatro ocasiones anteriores por períodos de tres meses cada uno, habiéndolo hecho por última vez el 19 de julio de 2017.

Según la Constitución de Turquía, el ejecutivo puede declarar el estado de emergencia por  períodos máximos de seis meses; para ello el gobierno debe constatar una amenaza seria de violencia que pueda interferir en el funcionamiento democrático del país, o en los derechos y libertades básicos de sus ciudadanos.

Durante el estado de emergencia (olağanüstü halin u OHAL, en turco), el gobierno puede aprobar por vía de urgencia decretos legislativos ratificados por el Presidente de la República sin estar sometido a los procedimientos y restricciones que fija el Artículo 91 de la Constitución. Tras publicarse en el Boletín Oficial de la República, los decretos son presentados ante la Asamblea Nacional Turca (parlamento) –donde el partido gobernante AKP tiene mayoría absoluta- para su ratificación.