Cientos de muertos y heridos por dos fuertes terremotos al noroeste de Irán

Dos seísmos superiores a los 6 grados dejaron cientos de víctimas y miles de personas sin hogar cerca de la ciudad de Tabriz, al noroeste del país.

 

Dos potentes seísmos superiores a 6 grados de magnitud afectaron el sábado por la tarde al noroeste de Irán, causando centenares de víctimas mortales y heridos según informaron medios de comunicación de ese país.

El primero de los temblores tuvo lugar a las 16:53 hora local y según el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) tuvo una magnitud de 6,4 grados en la escala Richter con epicentro a unos 80 kilómetros al noreste de la ciudad de Tabriz. Tan sólo once minutos más tarde se producía el segundo terremoto, de magnitud 6,3 y con epicentro a sólo 60 kilómetros al noreste de la misma localidad, situada al noroeste del país no lejos de la frontera oriental de Turquía.

Las últimas cifras oficiales de víctimas de las que ha informado la televisión estatal iraní hablaban de al menos 300 fallecidos y 2.600 heridos por ambos seísmos, aunque se teme que el número pueda aumentar significativamente ya que el terremoto sacudió varias poblaciones de la región y dejó daños importantes en edificios en la propia Tabriz y en otras localidades, así como cortes de luz y teléfono.

La ciudad de Ahar, al noreste de Tabriz y donde se localizó al menos uno de los seísmos, registró al menos 45 de los fallecidos y medio millar de heridos. Varias aldeas quedaron arrasadas y más de medio centenar sufrieron graves daños, según los últimos informes.

Las autoridades recomendaron a la población que pasara la noche a la intemperie como medida de precaución, después de que se produjeran otras 35 réplicas en la región tras los dos temblores iniciales, según indicó la agencia de noticias semi-oficial Fars. Todo ello ha obligado a movilizar equipos de rescate y de ayuda humanitaria hasta la provincia iraní de Azerbaiyán Oriental, donde responsables locales reconocen que miles de personas necesitan cobijo, alimento y agua potable.

Irán está atravesada por varias líneas de falla activas resultantes de la colisión entre las placas de Arabia y Euroasiática, y ha sufrido a lo largo de su historia numerosos y devastadores terremotos. Uno de los más graves y recientes fue el que afectó en 2003 a la provincia de Kerman, al sureste del país, que dejó según estimaciones oficiales unos 30.000 muertos.