13 muertos por un incendio en una prisión de Turquía

El fuego se inició el sábado por la noche en una cárcel de Şanlıurfa después de que varios internos prendieran fuego a sus camas tras una pelea.

Al menos 13 presos fallecieron la noche del sábado en una cárcel de la ciudad turca de Şanlıurfa, al sureste del país, después de que un grupo de ellos prendieran fuego durante una protesta a varias camas y mantas.

Según informó el domingo el primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan, el fuego afectó a unas dependencias de la prisión que albergaban a unos 18 reclusos. Al parecer el fuego, que fue provocado por los propios internos, se inició tras una pelea que estalló en el lugar a última hora del sábado, y se extendió por una amplia zona provocando la muerte a 13 de los presos.

Según informaron las autoridades turcas, además de los 13 fallecidos otros cinco internos tuvieron que ser hospitalizados por inhalación de humo, aunque su estado es grave. No está claro por ahora si los presos murieron a causa directa de las llamas o por asfixia. En cualquier caso no se trató de un motín como habían especulado algunos medios, según aseguraron responsables de la prisión.

El gobernador de Şanlıurfa, Celalettin Güvenç, declaró a la prensa que se había puesto en marcha una investigación para determinar posibles responsabilidades en el incendio, incluyendo posibles retrasos en la llegada de los bomberos hasta el lugar. «Por qué no llegaron a tiempo (los bomberos), qué causó la pelea, por qué murieron estas personas… Todo esto será investigado», aseguró Güvenç.

El propio gobernador informó al primer ministro turco que la cárcel, que alberga unos mil internos, podría estar por encima de su capacidad, algo que según declaró Erdoğan a los periodistas poco antes de viajar hacia Mexico -donde asistirá a la cumbre del G20- será también investigado a fondo.

La policía tuvo que usar el sábado gases lacrimógenos para dispersar a los familiares de los presos, que intentaron romper la barrera policial para llegar hasta la prisión donde se originó el incendio. La situación parecía sin embargo más calmada el domingo, y el gobernador anunció que se daría más tiempo a las familias para que pudieran estar con los presos tras el trágico suceso.